Etiquetas

, , , , ,

Por Scarlett Lee

ImageOvidio Martín Castellanos


Cuando voy a referirme al tema de la contrarrevolución en la provincia intento -realmente lo intento- no darle a mis palabras el sabor de lo que muchos pudieran llamar “puro cotilleo”.

Pero esta tarea se me hace bastante difícil, ya que las contradicciones existentes en este ámbito donde coexisten exreclusos, delincuentes comunes, antisociales y personas para las que los presupuestos éticos y morales no son más que retórica bien pasada de moda; hacen que las palabras utilizadas para describir lo que sucede tomen por sí solas este matiz.

No obstante, persisto en la intención de comentar respecto al tema. Sucede que la escabrosa carrera por el privilegio y los presupuestos que van siempre a parar a bolsillos específicos en el seno de la muy mal llamada UNPACU, ha traído consigo un estado de opinión bastante desfavorable sobre Ovidio Martín Castellanos (Véase “Ovidio Martín Castellanos y su lucha por la democracia en Santiago de Cuba”, disponible en www.santiagoarde.wordpress.com ), quien es uno de los Coordinadores Nacionales de la mencionada organización.

Después de un registro realizado por la policía a Martín Castellanos y encontrarse en su casa recursos que le habían sido entregados para repartir entre los activistas -cosa que nunca fue así- sus seguidores comenzaron a mirarlo con malos ojos y no sólo a mirar, si no también a comentar y en consecuencia, han potenciado como líder a un recién llegado: Carlos Oliva Riverí, quien se aprovecha de la caída de Ovidio y disfruta sus horas de gloria.

“Ya lo de Ovidio no tiene nombre, no es la primera vez que se habla de que desvía recursos que están destinados para los activistas, hasta ha dejado de ejercer la carpintería y sigue enfrascado en la construcción de dos casas ¿de dónde saca el dinero?; es obvio, nos lo roba a nosotros y para colmo, su hermano Vladimir utiliza el dinero en juegos prohibidos y José Daniel Ferrer se hace el de la vista gorda”- comentó uno de los miembros de la célula “José María Heredia”, la que está bajo el mandato de Oliva Riverí y su hijo, célula que según cuentan, se ha robado el protagonismo en la UNPACU debido a que sus líderes son “más profesionales, inteligentes y realmente dicen promover la “lucha pacífica” y la superación de los activistas” y sus miembros son los más reconocidos porque “han alcanzado prestigio en el barrio, ya que dirigen sus acciones a la solución de los problemas de la gente” .

Y mientras esto sucede Ovidio Martín Castellanos ha sido sentenciado por sus acciones a la esquina del olvido, donde observará con nostalgia que algunos de sus familiares ya no lo apoyan, sus seguidores ya no lo son tanto y los privilegios y el dinero van a parar a manos de otros, porque créanme, esta cadena de robos entre “hermanos de causa”: TO BE CONTINUE…