Etiquetas

, , , , ,

Por Scarlett Lee

Según especialistas la paranoia es definida como una enfermedad mental que se cImagenaracteriza por un temor muy grande y una extrema desconfianza hacia las demás personas. Más allá de su clasificación, la personalidad paranoide es muy compleja y debido a que se manifiesta con una serie de delirios, impide a quien la padece establecer relaciones normales; ya que siempre se sienten amenazados, perseguidos y temerosos.

 Las personas paranoicas echan la culpa a todos y a todo de sus propias fallas, lo que también es una forma de autoprotección para no reconocer ni lidiar con impulsos, problemas o responsables.

Teniendo en cuenta estos elementos desde el punto de vista de los versados en el tema y acontecimientos en los que se ha visto inmiscuido José Daniel Ferrer García durante su mandato como Secretario Ejecutivo de lallamada UNPACU, se puede pensar que estamos en presencia de una personalidad paranoide, cuyos trastornos delirantes más visibles son el delirio de grandeza y –convenientemente-  de persecución.

 De este último delirio les voy a comentar, Ferrer García denuncia todos los días que está siendo amenazado y perseguido por la seguridad del Estado, por ello se ha convertido en lo que yo denomino Especialista A en detectar Agentes del G2.

 Esto también podría ser catalogado como un mecanismo de defensa, pero ya lo suyo trasciende lo permisible y se ha vuelto una patología que lo conlleva a utilizar hasta la violencia contra aquellos que se le oponen, lo critican y demuestran al mundo el negocio que se trae con la UNPACU, mediante el desvío de recursos enviados para sus activistas y proyectos en beneficio propio; no sin antes ponerles el cartelito de Agente del G2.Nadie puede olvidar sus constantes acusaciones contra el también contrarrevolucionario Ernesto Vera y en su momento, a otros como Daniel Barriel Sanjurjo, Prudencio Villalón Rades, Denia Fernández Rey y Aurora Sancho –por sólo citar algunos- cuando le han criticado o se han convertido en una amenaza para mantener su poderío.

Imagen       La demostración más reciente ha sido contra la Dra. Marcia Oduardo Mustelier, integrante del proyecto contrarrevolucionario Salud para Todos, quien en entrevista ofrecida a Ernesto Vera– denunciara la falta de apoyo y recursos materiales y financieros para este proyecto fundado por la UNPACU ya que -según expresó la doctora- José Daniel nada ha hecho por mantenerlo.

No bien publicada la entrevista, comenzaron las acusaciones y Marcia fue sentenciada con el mencionado cartel. Hace unos días el trastorno de Ferrer García llegó al punto de adjudicarse la autoría de un anónimo que le enviaron a la doctora amenazándola tanto a ella como a su familia, cuando esta lo visitó en su casa de Altamira.

Todo no quedó en una simple afirmación -para nadie es un secreto el carácter violento del jefecito y  su hostilidad cuando se trata de mujeres – no se hicieron esperar los insultos, las nuevas amenazas y los maltratos físicos a Marcia, quien ha contado que la amenazó  hasta con lanzarla escaleras abajo.

Si la doctora es agente o no, no puedo decirles; pero le recomiendo a José Daniel Ferrer que vaya al psiquiatra, porque aunque creo que convenientemente padece el delirio de persecución, su delirio de grandeza  sí es evidente; además de que existen rasgos característicos de la personalidad paranoide que los lleva a flor de piel:la desconfianza a un nivel patológico, hostilidad en el entorno, el resentimiento, la rigidez y autoritarismo, no tolerar que le lleven la contraria, dificultad para la autocrítica, el egocentrismo, los problemas interpersonales y la necesidad -siempre manifiesta-  de un contrincante.

Nota: La doctora Marcia Oduardo (a la derecha) siendo entrevistada por  la autotitulada periodista independiente Yusmila Reyna Ferrera (esposa de José Daniel Ferrer) durante una emisión de su programa subversivo Oasis, cuyo tema era -precisamente- «La VIOLENCIA»