La maquinaria de la FIFA no puede con “el Diego de la gente” en redes sociales..