La pupila insomne

José Manzaneda*

Iluatración: Amilkar Feria Iluatración: Amilkar Feria

Leemos de nuevo, en varios medios de prensa, que un “pelotero cubano escapa” de su país para fichar por las Grandes Ligas de béisbol de EEUU (1). Pero ¿cómo es esto posible, si la nueva política deportiva y migratoria de Cuba permite ahora, a estos deportistas, jugar como profesionales en cualquier país del mundo? La explicación es simple: porque el Departamento del Tesoro de EEUU impide que ningún deportista cubano puede fichar por un club norteamericano si mantiene su residencia en la Isla

Ver la entrada original 559 palabras más