Etiquetas

,

Tomado del blog Mi Cuba por Siempre

d7072-cobre12El 24 de enero de 1998, Juan Pablo II coronó con oro a la santa, en una misa multitudinaria en la Plaza de la Revolución de Santiago de Cuba. Dieciséis años después, Benedicto XVI, colocó a los pies de la imagen la Rosa de Oro, una de las más altas condecoraciones de la Iglesia Católica, concedida a personalidades y advocaciones de la Virgen María.
Dentro de menos de un mes, el Papa Francisco también visitará El Cobre, donde el martes 22 de septiembre oficiará en el Santuario, arropado por las montañas de la cercana Sierra Maestra y a unos 25 kilómetros de Santiago de Cuba. Allí, sobre la punta del Cerro Maboa, la Iglesia domina el paisaje y parece proclamar el linaje de la Virgen mambisa.

Advocación de la Virgen María, la Caridad de El Cobre es tal vez la más honrada de las figuras religiosas del país. No solo católicos se acercan a esa santa, cuya historia centenaria está rodeada de misticismo y también asociada a nuestras luchas independentistas.

El Cobre, ese humilde poblado encajado en el lomerío santiaguero, es hoy el más importante sitio de peregrinación religiosa del país, donde cientos de tributos figuran como testigos mudos de la devoción de muchos.

Desde juguetes hasta títulos universitarios, pasando por atributos militares o el famoso Premio Nobel de Literatura de Ernest Hemingway, las ofrendas demuestran la particularidad milagrera de la santa.

Ese ha sido el atributo principal por el que la Virgen de la Caridad de El Cobre recibirá también la veneración del Papa Francisco.

Anuncios