Etiquetas

, ,

Por Dr. Néstor García Iturbe /Tomado del Blog Siendo Escaramujo

images (2)La Subversión Político Ideológica es uno de los principales instrumentos que utiliza el gobierno de Estados Unidos en su guerra contra Cuba. Cuando se habla de Subversión, estamos hablando de una acción encaminada a fomentar que algo deje de marchar con normalidad, a desviarlo de sus propósitos y objetivos, a promover desorden, perturbación, indisciplina.

Cuando Estados Unidos ejecuta acciones contra Cuba tendientes a desarrollar la subversión en el campo de la política y la ideología tiene como propósito el dividir al pueblo, a las fuerzas revolucionarias. Aspiran con poder crear un clima que afecte la normalidad en la vida diaria de nuestra nación, que introduzca tendencias e intereses particulares con la finalidad de que un grupo de personas comience a poner el individualismo por encima de los intereses generales de la sociedad.

Los seguidores de esas tendencias son orientados por los enemigos de la revolución de forma tal que se aparten de la actividad laboral y creadora eficiente, que con su actitud y manifestaciones promuevan desorden aprovechando las oportunidades que se les presente para hacerlo. Están dirigidos a perturbar en todo lo posible la buena marcha de la vida diaria de sus conciudadanos con el fin de crear malestar e incomodidad que tratan en todos los casos se materialice en inconformidad.

Son los abanderados de la indisciplina social, de la protesta sistemática y permanente, con justificación o sin ella. Sus acciones están encaminadas a la destrucción de la propiedad social, a la excentricidad desmedida, a violar las leyes y costumbres de nuestra sociedad para introducir las de la sociedad capitalista, a negar nuestra historia y promover su tergiversación.

Fomentan el burocratismo, la ineficiencia productiva, el despilfarro, el ausentismo, el fraude, el robo, el jineterismo, la falta de respeto, la violación de las normas de convivencia, el escándalo, la droga, el alcoholismo, las enfermedades venéreas y todo aquellos que contradice los objetivos de la revolución y crea irritación y malestar dentro del pueblo trabajador.

Los promotores de la Subversión Político Ideológica tratan de arrastrar tras de ellos principalmente a jóvenes que tengan una pobre formación política, que han tenido problemas sociales, o que presentan problemas generacionales con sus propios padres los cuales pudieran explotarse y convertirlos en problemas con la sociedad.

En resumen, es una actividad que tiene como propósito dividir a nuestro pueblo. Crear un nivel de inconformidad que ponga en peligro la determinación de nuestra población de luchar por la permanencia de la revolución y sus conquistas. Tratar de que los cubanos hagamos dejación de nuestra soberanía y nos pleguemos al mandato de los antiguos amos, de los que nos liberamos hace cincuenta años.

Sobre este aspecto relacionado con el peligro que representa la Subversión Político Ideológica y la importancia de no olvidar la historia habló recientemente el compañero Raúl, cuando dijo en Santiago de Cuba que nadie debía reblandecerse con los cantos de sirena del enemigo, que debíamos tener conciencia de que por su esencia nunca dejará de ser agresivo, dominante y traicionero.

Recuerdo que recomendó enfáticamente que no debíamos apartarnos jamás de nuestros obreros, campesinos y el resto del pueblo, que la militancia debía impedir el enemigo destruya al Partido y terminó esa frase alertando que debíamos aprender de la historia.

 Estados Unidos y la subversión político ideológica en su guerra contra Cuba:

Podemos decir que desde los primeros meses del triunfo revolucionario Estados Unidos inició la actividad encaminada a tratar de destruir la revolución cubana. Según hemos podido conocer, en Diciembre de 1959 las agencias de la Comunidad de Inteligencia de Estados Unidos comenzaron a trabajar en la confección de un plan subversivo integral contra Cuba.

Este plan, que fue el primer Plan de Operaciones Encubiertas contra Cuba, se concluyó y fue aprobado por el Presidente Eisenhower en enero de 1960. Las acciones incluidas en el mismo estaban encaminadas a tratar de lograr que el propio pueblo derrocara la revolución.

Se consideraba que el bloqueo económico, una de las acciones principales incluidas en el plan, promovería un desabastecimiento que traería como consecuencia el hambre, al miseria, la paralización de la vida económica, el desempleo, la falta de transporte, la carencia de medicinas, combustible, energía eléctrica, suministro de agua y prácticamente todos los servicios sociales. Todo esto debía fomentar el descontento en la población que culparía a la revolución de la situación existente.

Paralelamente con el bloqueo económico se aplicó el aislamiento diplomático, lo cual debía asegurar que no existieran posibilidades de suministros desde terceros países. En función del aislamiento diplomático se utilizó a la Organización de Estados Americanos. Casi todos los países de América Latina rompieron relaciones con Cuba, con la sola excepción de México.

Otro aspecto de importancia dentro del mencionado plan era la desestabilización interna y la promoción de actividades contrarrevolucionarias. Todo esto debía crear un clima de temor e inseguridad en la población que trajera como consecuencia la falta de apoyo a la revolución.

En aquellos tiempos la Subversión Político Ideológica se promovía con el mismo propósito que se hace en nuestros días, destruir la revolución. El método utilizado era distinto, pues nuestro enemigo aspiraba a que las carencias y necesidades provocaran una rebelión y que fuera el propio pueblo quien destruyera la revolución.

Con el pasar de los años cada administración estadounidense ha probado su fórmula contra Cuba. Si analizamos las acciones de los diez gobernantes que han ocupado la presidencia de Estados Unidos a partir del triunfo de la revolución encontraremos, además de acciones violentas y abiertamente agresivas, un grupo de actividades que se enmarcan dentro de las que pudieran calificarse como propias de la Subversión Político Ideológica.

Como ha sucedido durante cincuenta años y estoy seguro seguirá sucediendo, las apreciaciones erróneas en cuanto al nivel de sacrificio de nuestro pueblo y su profunda convicción política han dado al traste con los intentos subversivos de nuestro enemigo.

Los planes de la USAID y la SPI

De acuerdo con las investigaciones que he realizado, pudiera asegurar que la USAID, mal llamada Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional es la que desarrolla la mayor parte de las acciones contra Cuba que pueden clasificarse dentro de la Subversión Político Ideológica.

Esta agencia, que fue creada en 1961 por John F. Kennedy, tenía como objetivo apoyar y fomentar el crecimiento económico de los países menos desarrollados, por lo que nació como un instrumento de lo que se llamó Alianza para el Progreso, sin embargo, desde hace varios años, sus acciones contra Cuba y otros países de América Latina han estado enmarcadas en la promoción de la subversión político ideológica. En estos momentos sus objetivos de trabajo son Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua.

La actividad que la USAID ha desarrollado desde 1992, en que oficializó sus operaciones subversivas contra Cuba, de acuerdo con el llamado “Track II” establecido en la Ley Torricelly, se vieron revitalizadas en 1996 al reconocer la Ley Helms Burton el papel de la USAID en estos menesteres.

El presupuesto asignado a las distintas operaciones contra Cuba durante esos años asciende a más de 85 millones de dólares distribuidos en distintos programa de los cuales 65 millones se han destinado a becas y otras actividades realizadas en el campo académico.

Los principales programas en que ha estado trabajando la USAID son los siguientes:

  • Apoyo financiero a los activistas de los Derechos Humanos.
  • Organizar y financiar a los periodistas disidentes de Cuba.
  • Ayudar a desarrollar Instituciones No Gubernamentales opuestas al gobierno revolucionario.
  • Crear organizaciones obreras fantasma..
  • Establecer contacto directo con grupos disidentes en Cuba.
  • Crear organizaciones y grupos que puedan ser utilizadas para promover y llevar a cabo la Transición.

Los fracasos en relación con sus planes y los escándalos vinculados al desvío de fondos, una vez más han puesto al descubierto la actividad subversiva de la USAID contra Cuba.

A finales del año 2008 la USAID dio a conocer su plan en relación con Cuba para los próximos tres años, del 2009 al 2011. Este plan tiene como objetivo la creación en Cuba de las condiciones necesarias para poder actuar en un proceso de transición que consideran inevitable.

Para llevar a cabo esas acciones la USAID recibió un presupuesto de 30 millones de dólares del Programa de Planificación de la Democracia y la Contingencia en Cuba. Para dirigir las actividades de la agencia en el área de Cuba y América Latina, el presidente Bush nombró a José Cárdenas, quien fuera presidente de la Fundación Nacional Cubano- Americana y se ha destacado por ser uno de los defensores de Radio Martí y Televisión Martí.

El plan de la USAID está estructurado en cuatro partes. Al Componente I se le han asignado 12 millones de dólares y tiene como propósito lo que ellos denominan “romper el bloqueo informativo” para lo cual utilizaran principalmente los teléfonos celulares que Bush autorizó enviar a Cuba.

El Componente II prevé la preparación y entrenamiento de los miembros de las llamadas “Organizaciones No Gubernamentales”, principalmente en la obtención y envío de información sobre la situación en Cuba, la cual será procesada posteriormente por las agencias de espionaje estadounidenses. Para estos fines se asignaron 8 millones de dólares.

El Componente III va dirigido a crear capacidades en Cuba para realizar encuestas de opinión pública de acuerdo con las orientaciones de la USAID y las necesidades de las agencias de espionaje. Esto se plantea utilizarlo en campañas de desinformación, fomentar el descontento y el diversionismo ideológico. El presupuesto para este Componente es de 5 millones de dólares.

El Componente IV tiene como objetivo el entrenar personal cubano para poder dar respuesta rápida, apoyo logístico, servir de guía y otras labores de apoyo a la presencia física de funcionarios de la USAID u otras agencias del gobierno de Estados Unidos que se encuentren en Cuba en medio del proceso de transición, para lo que se asignaron 5 millones de dólares.

Independientemente que otras agencias del gobierno de Estados Unidos también están involucrados en la actividad contra Cuba, es la USAID la principal en lo referente a la Subversión Político Ideológica, lo cual está más que probado por la índole de sus planes, el dinero que recibe para estos fines y el objetivo de crear una “quinta columna” en apoyo a los planes de nuestro enemigo principal.

 Otras agencias y organizaciones que trabajan contra Cuba

Existen otras organizaciones que también son utilizadas en el trabajo de subversión contra Cuba, algunas son reconocidas como Fundaciones, otras pudieran catalogarse dentro de los llamados Tanques Pensantes , organizaciones de carácter religioso, académicas y otras que han sido organizadas por los servicios de espionaje de Estados Unidos para estos fines.

Dentro del gobierno de Estados Unidos existe el Grupo de Trabajo Interagencial sobre Cuba que es el encargado de la aprobación de los proyectos y la distribución de los fondos destinados a la subversión. En ese Grupo se encuentran representantes de la USAID, el Buró de Asuntos Latinoamericanos y la Oficina Cuba del Departamento de Estado, el Consejo Nacional de Seguridad, la Oficina del Director de la Comunidad de Inteligencia y de la Sección de Intereses de Estados Unidos en la Habana. Como diríamos en buen cubano, estos son los encargados de cortar el bacalao

Uno de los problemas más serios que ha confrontado la USAID y en especial la CIA en relación con la utilización de estas organizaciones es que una buena parte del dinero que destinan al trabajo de subversión contra Cuba se queda en los bolsillos de los llamados cubano-americanos de Miami. Es notorio que muchos de ellos viven gracias al dinero que se apropian, lo cual ha provocado frecuentes escándalos e inclusive protestas por parte de los que se encuentran en Cuba.

Las principales organizaciones existentes en territorio estadounidense que se han visto beneficiadas por 85 millones de dólares fueron, la Nacional Endowment for Democracy (NED), Freedom House, el Centro por una Cuba Libre, el Directorio Democrático Cubano, la Fundación José Martí, el Instituto Americano para el Desarrollo de Sindicatos Libres, el Grupo de Apoyo a la Democracia, el Centro por una Cuba Libre, el Comité Cubano por los Derechos Humanos, el Directorio Revolucionario, Acción Democrática Cubana y el Buró de Información para los Derechos Humanos.

Es conocido que muchas de estas organizaciones están formadas por dos o tres personas en Miami y otras dos o tres en Cuba, que se ponen de acuerdo para dar la impresión de que representan un sector de la llamada disidencia. Para fortalecer su fachada presentan informes sobre actividades que en la mayoría de los casos no han realizado o realizan en un círculo muy cerrado, todo lo cual les da crédito para recibir dinero de los estadounidenses.

Estas organizaciones realizan proselitismo contrarrevolucionario y constantemente tratan de crecer y hacer actividades de más envergadura, lo que les asegura una subvención económica mayor.

La subversión político ideológica bajo la administración Obama

Como se explicó anteriormente, cada administración tiene su fórmula, eso no quiere decir que la fórmula no se repita, al menos parcialmente. En la medida que una administración estadounidense ha sustituido a la otra, la política hacia Cuba ha ganado en agresividad y en métodos de distintos tipos para tratar de lograr la destrucción de la revolución cubana.

Pudiera decirse que todos y cada uno de los diez presidentes que han desfilado por Washington hubiera querido ser el que cumpliera ese objetivo, pero como todos sabemos esa política ha fracasado y continuará fracasando.

No podemos decir que Obama y su equipo de gobierno sean la excepción de la regla. Existe un propósito evidente de destruir la revolución cubana en cada uno de sus pronunciamientos, aunque estos vengan encubiertos bajo el manto de la Subversión Político Ideológica.

Tenemos que ver a Obama desde dos puntos de vista.

Para Estados Unidos y su población la esperanza que éste representa, debido a la crítica situación económica y social en que se encuentra ese país, el anhelo de que no continúe la política guerrerista y que el dinero invertido en esta se utilice para mejorar la vida del pueblo norteamericano, que nuevamente sea el país de la abundancia y el interés de un sector de la población en que el país cambie su imagen internacional.

Y ahora viene el otro punto de vista. El de los países de América Latina y el resto del mundo que deberán sumarse en la miseria y la explotación para que Estados Unidos sea nuevamente el país de la abundancia. El de los grandes intereses del Complejo Militar Industrial que no pueden aceptar se disminuyan sus ingresos. El de las grandes corporaciones interesadas en sus utilidades, no en la conservación del medio ambiente.

En relación con Cuba, Obama realizó algunos pronunciamientos durante la campaña electoral. Considero que estos deben ser analizados de forma objetiva, sin sobrevalorarlos y sin pensar que responden a un sano interés en relación con Cuba. Sus declaraciones dejaron bien claro que su política será en esencia una continuidad de la que se ha desarrollado contra Cuba por parte de las últimas administraciones estadounidenses.

Obama planteó que las restricciones de viaje de los cubano-americanos y remisión de remesas de estos a Cuba volverían al estado en que se encontraban antes de las restricciones impuestas por Bush. En ningún momento planteó la eliminación total de las restricciones y que todo el que desee viajar a Cuba o remitir cualquier cantidad de dinero pueda hacerlo. Disminuye la presión, pero mantiene el control. Continúa discriminando a los ciudadanos norteamericanos y pisoteando el derecho que les da la Constitución de viajar a donde consideren conveniente.

Ha planteado que la libertad de Cuba es un interés nacional de Estados Unidos y que su gobierno presionará al gobierno de Cuba para que libere los que el llama “presos políticos” e instaurar en Cuba el sistema de la llamada “democracia representativa”, que ni es democrática ni es representativa.

Realmente son una serie de expresiones desafortunadas del señor Obama. La libertad de Cuba es y siempre será un interés del pueblo cubano, que ha luchado por conquistarla, nunca de Estados Unidos que ha sido precisamente el que ha tratado de limitarla.

Si considera que de alguna forma puede presionar al gobierno de Cuba, realmente podemos decir que está totalmente equivocado, al igual que lo está al continuar repitiendo el estribillo de los “presos políticos” y de la “democracia representativa”. Como planteó el compañero Raúl, con nosotros no es válida la teoría de la zanahoria o el garrote. Nosotros solamente entendemos del respeto a nuestra soberanía y la igualdad de derechos.

En cuanto al bloqueo económico ha dicho con toda claridad que este se mantendrá hasta que su administración considere que en Cuba existe libertad. Cuando se refiere a libertad está planteando que se permitan las actividades de los grupos que ellos llaman “disidentes”, que se implante la economía de mercado y la “democracia representativa”, que las organizaciones revolucionarias como los CDR, la Federación de Mujeres Cubanas, los Organos de la Seguridad del Estado y las Fuerzas Armadas Revolucionarias dejen de existir. Que la CTC sea una organización mediatizada plegada a los propietarios. Que la prensa refleje los intereses de los capitalistas y que los campesinos vuelvan nuevamente a ser arrendatarios, no propietarios de la tierra.

Que se privaticen las escuelas y los hospitales, lo cual dejaría a una buena parte de la población carente de estos servicios.

En definitiva la libertad a que se refiere es la libertad para los explotadores, para la vuelta al pasado.

Para este maravilloso plan que Obama piensa desarrollar con Cuba cuenta como principales aliados, como explicó recientemente Hillary Clinton, con los llamados cubano-americanos de Miami, que según ella, interpretando el sentir de Obama, representan los mejores embajadores de la democracia, la libertad y la economía de la libre empresa.

La fórmula de Obama no es totalmente original, copia en un buen grado la de Bush, Clinton, Reagan y otros que los precedieron.

El objetivo principal es desarrollar en el más intenso grado posible la Subvención Político Ideológica, con el fin de crear en una buena parte de nuestra población el desánimo, la desidia, cambiar sus concepciones en cuanto a lo que representa la patria, la soberanía, el internacionalismo.

Tratan de borrar de la historia las páginas heroicas de más de cien años de lucha en nuestra guerra de liberación, los nombres de los patriotas que se lanzaron a defender nuestra tierra arrebatándoles las armas al enemigo, las tradiciones antiimperialistas de nuestros obreros, profesionales y estudiantes que una y mil veces regaron con su sangre el suelo cubano, todo lo cual se concentra y resume en lo que es hoy el Partido Comunista de Cuba.

Evidentemente, no conocen este pueblo ni nunca lo han entendido. Ese ha sido siempre el error más grave que han cometido en la política hacia Cuba.

– Dr. Néstor García Iturbe es editor del boletín Informativo El Heraldo.

 http://www.alainet.org/es/active/28572

Anuncios