Etiquetas

, , , , , , , , ,

José Daniel Ferrer García

Por Yordanis Cuza Aguilar / Un Pasaporte Cubano

Luego de la visita del Papa Francisco a Cuba y el show mediático montado con los delincuentes que violentaron el cordón de seguridad del Pontífice en La Habana, el liderzuelo José Daniel Ferrer se ha sentido decepcionado con su “gente” del Oriente del país, pues era bien sabido de sus fuertes pretensiones para hacer lo mismo durante la estancia del Papa en la ciudad de Santiago de Cuba, algo que no pudo contemplar como esperaba.

“Todo parece indicar que andan mal las cosas”, me reafirmó una persona de ese grupito que se me acercó y que prefirió mantener su anonimato. Dijo además, que en una reunión que tuvieron en la noche de ayer, José Daniel agredió verbalmente a varios de los presentes ofendiéndolos de “chivas y torpes”, (algo que es muy común en este hombre) después que reconociera que llevaba días sin dormir por culpa de varias situaciones difíciles. ¿Será que esos mismos torpes lo han defraudado una y otra vez? ¿Será que no confía ya en nadie y está actuando de manera descontrolada?, o ¿será, que son esos mismos torpes con los que tiene que contar porque se ha quedado solo? Creo que por eso ha recurrido desesperadamente a sus archiconocidos métodos violentos, y orientó esta vez, y en ese mismo espacio, a “salir hacia la iglesia del Cobre desde diferentes lugares y que desea firmemente las detenciones”.

Pero ya esto es el colmo: otro de los coordinadores, siguiendo sus “inviolables” órdenes, también reafirmó que todos los “activistas” debían provocar los domingos rumbo al Cobre y tirarse delante de los carros para lograr documentar supuestas “golpizas” y detenciones”, algo que parecen disfrutar muchos de ellos después que se les hace entrega de algunos dólares como recompensa.

Muchas conclusiones puedo sacar de todo esto, pero lo que más me queda claro es que este hombre solo ha aprendido que lo de “pacífico” solo le servirá para adornar su vacío discurso mediático, porque en la realidad, seguirá apostando por la violencia como único método de su hipócrita lucha.

 

Anuncios