Etiquetas

,

escuela_del_diabetico_santiago_de_cuba

La Escuela del Diabético desarrolla en Santiago de Cuba una importante labor educativa.

Por Leydis Tassé Magaña /ACN
Con cursos de actualización sobre cuidado y atención de la diabetes, talleres de sensibilización, conferencias sobre hiperglucemia y hospitalización, entre otras acciones de capacitación, se fortalece en la provincia de Santiago de Cuba la asistencia a esa enfermedad.

Dania Cardona, jefa del servicio de Endocrinología del Hospital General Doctor Juan Bruno Zayas, de esta ciudad, y jefa del Grupo Provincial de la especialidad, explicó a la ACN que aunque esas actividades se desarrollan a todos los niveles, se priorizan en la Atención Primaria de Salud, con la participación de decisores y proveedores de salud.

Cardona señaló que de enero a septiembre de 2015 esa afección pasó del séptimo al noveno lugar entre las 10 primeras causas de muerte en el territorio.
Durante 2014, apuntó, alcanzamos la mejor prevalencia en los últimos cinco años, con 41, 8 diabéticos por cada mil habitantes, así como también la tasa de mortalidad más baja en igual periodo, con una reducción de 3, 5 por ciento con respecto al año anterior.

En la provincia contamos con el Centro de Atención al Diabético (CAD), el cual desde el presente año pertenece al servicio de Endocrinología del Hospital Juan Bruno Zayas, por lo que se han incorporado angiólogos, oftalmólogos, nefrólogos, neurólogos, dermatólogos y cardiólogos dedicados al control y prevención de las complicaciones asociadas, dijo.

El CAD desde 1984 trabaja en función de mejorar la asistencia a los pacientes, a quienes se les educa para prevenir y controlar esa patología, además de lograr una mayor calidad de vida, subrayó la también directora de la institución.
En el centro contamos con podólogos, encargados de la atención al pie diabético, pues el 85 por ciento de esa afección es prevenible con el control de la diabetes y la educación en el cuidado de los pies, destacó.

Asimismo, instó a la adopción de estilos de vida saludables, ya que pueden disminuir en un 70 por ciento la prevalencia de la diabetes tipo 2, controlar otros tipos y prevenir sus complicaciones.

Es muy importante la alimentación saludable, que contengan pan, galletas y arroz integrales, disminuya el uso de grasas saturadas como la manteca y mantequilla e incluya grasas polisaturadas como los aceites de soya, girasol y maíz, así como también frutas y vegetales, entre ellas acelgas, espinaca, lechuga y col, agregó.
La diabetes mellitus es una enfermedad crónica considerada epidemia global, por lo que durante 2014 uno de cada nueve dólares-sanitarios en el mundo se utilizó en su atención y tratamiento, lo cual representa unos 612 mil millones de dólares.
Según los expertos, con estilos de vida saludables esos gastos disminuirían en un 11 por ciento y se aportaría al desarrollo sostenible, al contar con más personas para integrarse en óptimas condiciones a la sociedad.

Anuncios