Etiquetas

,

Por Rogelio Ramos Domínguez/TV Santiago

 Cándido Fabré 2

Cándido Fabré

La Maya, Santiago de Cuba, 28 dic.— Está en el restaurant El cafetal, me dicen al teléfono y salgo de mi oficina. Hay en La Maya aires de carnaval, pero es el izaje de la figura de Eduardo Rosillo, el hecho de que se le dediquen 10 días a la figura del locutor hace que se sienta una gran conmemoración. Hace solo unas horas pudimos escuchar al Septeto Santiaguero, un grupo recién premiado con el Grammy Latino, nominado al Grammy anglosajón, tuvimos a Enrique Bonne, Rodulfo Vaillant y hasta Los Guanches y actores de CMKC.

Se acaba el 2015, lo intenta en un diciembre que se prolonga en la isla. Muchos cambios pero los de aquí seguimos apegados al día, como agarrando el año para que no se nos escape. Dejo atrás la media cuadra que me separa del restaurant y toco a la puerta. Está lleno, son los de la orquesta, al fondo el presidente del Gobierno Municipal: Alexis Mora y la directora de cultura Ana Santos hablan con Fabré, me hacen señas, en pocos pasos estoy frente al hombre que escribiera: Mi Sombrero de Yarey, Guayabitas del Pinar, Córranse ahí caballeros. Un hombre polémico, sincero, rotundo. Algunos dicen que es un loco. La mayoría coincide en que es uno de los grandes soneros de este mundo. Me sumo. Comienzo preguntándole por esta tierra.

Cándido Fabré: Songo: La Maya es un pueblo que merece mucho y por más que diga resulta poco, siempre les pido que sigan creyendo en este territorio que sin estos pobladores, estaria muy carente el oriente de una cultura que tanta alegría impregna, que tanto amor le dan a los artistas, por eso queremos retornar una y otra vez.

Rogelio Ramos: ¿La Habana es el centro del son?

Fabré: Hay quien tiene que decir, mostarse para hacerse sentir, hay quien demuestra y se hace sentir a veces sin acto de presencia y es que la grandeza que tiene el oriente es envidiable. Hay quien se trata de imponer de cubrir con propagandas y con los medios y así se apoyan a equis artistas.

Nosotros  en oriente no tenemos esa facilidad y muchos tratan de omitir lo que hacemos, eso forma parte del temor pero los del oriente andamos demostrando que el arte que gusta en oriente es el que gusta en el mundo. Hay cosas que se hacen en la capital que solo gustan en la capital, el son es universal, los géneros del oriente tienen identidad.

Mi respeto para el Septeto Santiaguero. Son pocos los que se atreven a hacer esa música por temor a no recibir aplausos, por no tener el éxito que creen pueden tener, porque piensan que este tipo de música solo le gusta a los viejos.

Hay jóvenes que tienen un gusto especial y la culpa de que la juventud de este tiempo no le de seguimiento a la cubanía no es de los jóvenes es culpa de los medios, mayormente en los carnavales en las áreas de la juventud no ponen orquestas, ponen discotecas con todas las luces, pantallas, todo lo que ven en cualquier parte del mundo pero no lo de Cuba.

Viene La Aragón y los jóvenes no van porque les han hecho creer que es de viejos, pero la música que perdura es la que ha llevado bien lejos al Septeto Santiaguero. Hay quien se muestra cubano solo cuando sale de Cuba y cantan la Guantanamera, Cachita está Alborota o Hasta Siempre Comandante.

A veces dicen vienen grupos nacionales y grupos locales, y ¿los de aquí no son nacionales? Pero si somos nacionales de Cuba…, creo que ese sabor amargo es porque le duele a algunos que no son capaces de lograr lo que hemos hecho en el oriente. A mi han tratado de omitirme.

Rogelio Ramos: Han grabado varios cubanos con artistas internacionales. ¿Por qué Cándido no?

Fabré: Tal vez quien me escuche piense que hablo fuerte, pero no tengo el apoyo para invitar a fulano de tal y que este tenga la seguridad de ser atendido como merece, mayormente no vienen a buscar economía. Hay quien quiere venir por amor al arte, para los aristas es una necesidad espiritual.

Cuba es patrón, es bandera por eso Sergio George dice que hay que venir a Cuba. Hay que venir a Cuba para nutrirse y le pide a los cubanos que hagan lo que siempre han hecho, porque dejamos de parecernos a Cuba para parecernos a los boricuas.

Rogelio Ramos: ¿Qué significó Rosillo para Cándido Fabré?

Fabré: Rosillo es sin dudas la voz líder de la radio cubana y supo impregnar e imponer un estilo. Cuando la música cubana no tenía casi defensores Rosilllo decidió seguir poniendo la música cubana. Hubo un momento en el que uno escuchaba a Rosillo y decía: “Ese es Progreso”, cuando supe que era de Songo-La Maya me puse doblemente feliz.

Mira desde niño era feliz en el Combo de Samurái en Palma, no estaba en la TV pero la gente me aplaudía y me quería y en algún momento cuando me le acerqué a la Original de Manzanillo y le ofrecí unos temas, estaban en un mal momento, se había ido Manolo del Valle y yo me decía qué bonito que Rosillo me anunciara en Alegrías de Sobremesa, pero como oyente y tuve la suerte de ser presentado yo mismo y eso es un regalazo de la vida.

Rogelio Ramos: Sangre Nueva el grupo de danza de Songo-La Maya ¿ha actuado con usted?

Fabré: La gente debe interiorizar con detenimiento que tener a Sangre nueva es un lujo. Tener a esos niños que lo dan todo. Tal parece que no necesitan nada, se sobreponen a un montón de incomprensiones. Estoy proponiendo que alguien trate de que Sangre Nueva perdure y que los niños no se pierdan cuando lleguen a ser juveniles.

Fabré: ¿Nos improvisa algo…?

Estoy en el restaurante

Hoy A punto de comer

Y no me voy a perder

Voy a seguir  adelante

Y en nombre de este cantante

Esta gente que no falla

Voy  para Songo-La maya

Yo llegué porque llegué

Hoy yo vine con la banda

Cándido Fabré, Fabré

Mi respeto para usted

En la tarima el estadio

Hoy no vemos por ahí

Este momento en la radio

Te digo que no soy sabio

Y ya voy a terminar

Mi respeto y mi cariño

Songo-La Maya a ti me quiero entregar

Anuncios