Etiquetas

,

Por Joel Macías Rivas

Lagartijo 070Sencillamente NO le había puesto mucho interés al asunto, pero ante la insistencia de una vecina de mi barrio mientras esperábamos el ómnibus que nos acercaría a la casa, me decidí a tomar algunas imágenes (el tiempo fue de unos 15 o 20 minutos) en la Avenida Victoriano Garzón de la Ciudad de Santiago de Cuba.

Entonces me di cuenta de que, lo que muchos criticaron por largo tiempo y cuando lo veían lo consideraban como “algo raro”, o “problema ideológico”, ahora se asume, creo yo, con cierta naturalidad y como parte de la moda.

Ingenuidad aparte, y con el respeto que me merece ese símbolo como cualquier otro, me parece que estamos exagerando y eso, a los ideólogos del norte, debe estarle gustando muchísimo. ¿NO formará parte también de la estrategia de penetración y del “cambio” que ellos proyectan hacia los que vivimos del lado de acá en el archipiélago cubano?

Lo cierto es que desde que se anunció el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y los Estados Unidos de Norteamérica, el uso de la bandera americana en prendas de vestir sobre todo, se ha proliferado.

Lagartijo 069Lagartijo 067

Anuncios