Etiquetas

, ,

Por María Antonia Medina Téllez (ACN)/Sierra Maestra

mercado agropecuario cuba

Con variedades de productos y precios, mantienen su servicio los mercados agropecuarios en la provincia de Santiago de Cuba, luego de la experiencia de la feria de fin de año.

En un recorrido por espacios de oferta-demanda o algunos de los 40 establecimientos atendidos por la entidad de Acopio, del municipio cabecera, se mostraron estanterías con productos frescos como frutas, viandas, hortalizas  y granos, además de latas de encurtidos, dulces, puré de tomate y otros.

Entrevistados por la ACN definen al territorio de abastecido con los alimentos diversificados necesarios o no,  dulces, panes, helados, galletas, incluso exóticos que, aunque presentes, no siempre son adquiridos cotidianamente, por su valor.

Arlenis Díaz, trabajadora, consideró factible comprar en el mercado La Unidad, de esta urbe, a ocho pesos el kilogramo de tomates grandes y a 12 el de cebolla blanca, aunque hay fruta bomba, guineos (plátano), berenjena, boniato a más de dos pesos la libra y malanga entre seis y siete pesos la libra.

A esos mercados, atendidos por la Empresa  de Acopio, acuden además, estructuras de producción sujetas a la formación de precios de la unidad con independencia del costo, el traslado desde otras localidades, los de oferta-demanda y sobre todo por debajo de los revendedores en carretillas o puestos.

Amalia Herrera, economista de Acopio Santiago, afirmó que regulan la cantidad de esas ventas en comunidades donde concurre la mayoría de las familias, aunque sobre la interrogante de los precios de fin de año aseguró que si bien asequibles fueron solo para esos días.

La Empresa Cultivos Varios de Baire, en Contramaestre, por ejemplo, abastece al mercado La Plaza, en esta ciudad, informó Iraida González, comercial de ese sitio oferta-demanda muy visitado por la población en tanto calidad y precios van de la mano, y la de Los Reynaldo, en Songo-La Maya, suministra al del Ferrocarril, también en la propia urbe.

Osmel Hernández, obrero de la construcción, a veces lo encuentra bien, otras no, pues “todos los días debe ir el plato a la mesa familiar”, dijo,  y agregó que compró “tomates para puré a peso la libra y el resto hasta ocho; además hay col, pimientos, yuca, berenjena, granos, pero lo adquieres según tu bolsillo, porque sí hay qué llevar”.

Eliober Zapata, vicepresidente del Consejo de la Administración Provincial, reafirmó el trabajo realizado desde las diferentes estructuras rurales y sus organizaciones para producir más y abastecer directamente del surco al mercado, expectativa superada a finales del 2015.

Entonces solo habrá que exigir más  lo establecido por el Gobierno en cada localidad en cuanto a valor, cantidad y calidad, y en eso va la disciplina y legalidad contra quienes alteran precios o desvían mercancías, las cuales en ocasiones no provienen de la Agricultura, precisó.

Anuncios