Etiquetas

, , ,

Por  Pablo Iglesias/CubaSí

Río 2016: El mundo se viste de deporte, hermandad y amor (Fotos)

El alma volcada sobre la grama del mítico Maracaná, perdurarán durante 16 días y harán de la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, un instante eterno tatuado en la historia.

Aún hay muchos como yo, me gustaría creer y estoy convencido de que la adrenalina del olimpismo carbura las arterias de millones, o al menos lo hizo este viernes, cuando el eco de las notas del himno olímpico, o sencillamente los nombres del otrora basquetbolista Oscar Sdmitch, la futbolista Marta, el mediofondista Joaquim Cruz Carvalho o los voleibolistas de playa Enmanuel Rego y Sandra Pires retumbaron en nuestros corazones.

Ese espíritu, el alma volcada sobre la grama del mítico Maracaná, perdurarán durante 16 días y harán de la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, un instante eterno tatuado en la historia.

Una verdadera apoteosis de color, ritmo, hermandad y tradiciones conjugó la ceremonia inaugural. Desde mi asiento el contagio fue inevitable. Bailé samba, corrí los 1 500 metros al lado del keniano KipchoiKipkenoi, campeón de México 1968 y primera persona en recibir el Laurel Olímpico. Toda una obra a favor del desarrollo del movimiento deportivo, creando valores de unidad entre generaciones de corredores… un mensaje en extremo necesario en los tiempos que imperan, en un mundo donde el egoísmo lamentablemente gana espacios.Pero confiamos en que ese no sea el espíritu de Río. Al menos no fue el que destiló la celebración, marcada por un profundo sentido de humanismo, con el poder de la historia reflejado desde el himno de Brasil, esas olas simuladas que rompieron en un nacimiento de la vida muy realista, una representación exacta del poder de la naturaleza verde-amarelha, que trajo al presente las tradiciones aborígenes, el choque entre estas tribus indígenas y los colonizadores portugueses, que conjugó interacción entre dos culturas, que transitó por la esclavitud y que rompió sus cadenas para desembocar en la urbe carioca contemporánea.

Esa multidiversa, donde imperan el azul, verde y amarillo de la bandera, donde el jazz, el bosa nova, el hip-hop urbano, la gracia al bailar y la samba, esa que te inocula hasta la médula sin poder activar mecanismo de defensa alguno, se apoderaron de los más de 80 mil congregados en el Maracaná.

Pasajes, vuelo sobre una ciudad Maravillosa cautivadora, el Cristo Redentor siempre protegiendo e incitando al juego limpio, fraternal, al intercambio deportivo, social y cultural, valores proclamados por el presidente del COI, Thomas Bach, al decir que la respuesta del olimpismo y su contribución a la paz mundial es precisamente amparar e impulsar por vez primera la participación de un equipo de refugiados.

Sin ese glamour tecnológico de otros actos inaugurales, pero con una dosis extra de sentimiento, Río se mostró heterogénea. Exponentes del Parkour simularon su asalto a edificaciones citadinas, rompieron el velo de inseguridad que siempre circunda las Favelas y lanzaron un mensaje a favor de la protección del medio ambiente, a reducir los efectos en el futuro del calentamiento global, a plantar amor, aire puro, y solidaridad a largo plazo.

Precisamente bajo ese manto ecológico comenzaron a desfilar las delegaciones. Cada portaestandarte henchido de orgullo, ondeando las banderas, los atuendos, el colorido, cada atleta portando una semilla, pretendiendo que un árbol germine con fuerza, con esa dosis extra digna del espíritu olímpico. Se sucedieron las estrellas, entre ellas el as antillano de la lucha grecorromana, Mijaín López, precursor de la avalancha roji-azul, firme el paso, altos la mirada y el compromiso.

Orgullosos de saberse con la primera mitad de la batalla ganada, su simple presencia así lo amerita…

Como también ameritaba que el maratonista Vanderlei Lima, frustrado de la corona en Atenas 2004, y ganador de la presea más importante, la del espíritu olímpico, la medalla Pierre de Coubertin encendiera el pebetero, y de forma simultánea diera vida a una estructura arquitectónica denominada evolución, una espiral de formas que en perfecta armonía anunciaron el inicio oficial de la cita bajo los cinco aros.

No podemos volverle la espalda a un ambiente convulso que ronda a la ciudad Maravillosa por diferentes motivos. Pese a ellos, Michel Temer y no Dilma Rousseff, quien impulsó todo el movimiento olímpico reinante en la nación, declaró oficialmente inaugurados los juegos.

Sencillamente un Brasil brasileiro en la mirada de más de 3 000 millones de televidentes a lo largo de la geografía universal. Río descorrió sus cortinas, desde el corazón de su gente, de miles de voluntarios, y de los más de 10 500 protagonistas que nos mantendrán con los nervios de punta durante 16 días.

No digo adiós, porque en lo adelante patentaré un pacto de no agresión con Morfeo… sencillamente para mí, como para muchos tantos otros adeptos que nos rehusamos a renunciar a una pasión irreductible, comenzó la fiesta, que continúe el contagioso ritmo de Samba deportiva.

A continuación, Cubasí les ofrece algunos pormenores del contenido de la ceremonia de apertura de esta cita:

La Ceremonia, que contó con la dirección creativa de los directores brasileños Fernando Meirelles (Ciudad de Dios), Andrucha Washington y Daniela Thomas, se estima fue vista por tres mil millones de personas en todo el mundo.

Una de las artistas invitadas fue la legendaria cantante de samba Elza Soares, que puso voz al género musical más famoso de Río, mientras que Karol Conka y MC Soffia defendieron la voz de la escena hip hop de Brasil, cuyos mensajes de empoderamiento llegan mucho más allá de las paredes del estadio.

Nacida en Sao Paulo hace 12 años, MC Soffia es una de las artistas jóvenes más conocidas de Brasil, y en sus vídeos y canciones lanza mensajes contra el racismo, como hace en su canción “Menina Pretinha”.

La tercera artista que compartió escenario con ellas dos fue Conka, de la ciudad sureña de Curitiba, y que saltó a la fama con su tema “Tombei” en 2014, un éxito que fue utilizado para la serie de Globo TV “Chapa Quente”.

La música pop y el funk también tuvieron su espacio en la Ceremonia, a cargo de Ludmilla. Nacida en el suburbio de Río de Duque de Caxias, la cantante saltó a la fama después de que su himno “Fala Mal de Mim” llegara a las radios. No es su primer contacto con los Juegos, el mes pasado llevó la antorcha olímpica en Florianópolis e incluso dio una actuación improvisada a sus fans.

Otras de las superestrellas que dejaron su impronta fueron dos de los cantantes más famosos del país, Gilberto Gil y CaetanoVeloso, que se exiliaron forzosamente de Brasil durante su dictadura militar. La pareja hizo una actuación junto a la cantante carioca y actual sensación nacional Anitta. “Fue idea de Caetano cantar con Anitta, él la considera una gran cantante. Nos quedamos muy impresionados por ella, tiene una técnica asombrosa y su entrega es hermosa “, dijo Meirelles.

No sólo hubo espacio para cantantes.  La super modelo Gisele Bündchen hizo su aparición, junto a la modelo brasileña Lea T, que ha prestigiado  decenas de campañas y la portada de varias revistas, fue la primera persona transgénero que tuvo un papel importante en una ceremonia de apertura olímpica.

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

 

Anuncios