Etiquetas

, , , , , , , ,

Por Yadira Escobar 

Jose_Daniel_Farrer

Aún de visita en Miami, el opositor José Daniel Ferrer ha hecho público un vídeo donde aparece con un arma en sus manos. Durante los iniciales cuatro minutos la sostiene mientras habla del valor, el miedo, de la lucha armada y de la “cobardía” de Edmundo Garcia, con el cual debatió hace unos días en la TV de Miami.

Luego descubrimos que durante esos cuatro minutos nos había engañado, pues el amenazante arma automática era un juguete. Debo añadir que todas armas falsas con aspecto realista vienen de fábrica con una muy visible punta naranja como una medida de seguridad y remover dicho tapón es una violación de la ley, pues en ese espacio público puede confundir a la policía.

El asunto es delicado, pues con relación a este tema de los performances les digo que yo misma he posado con pistolas Nerf de colores chillones (y otras reales). No estoy implicando que Ferrer me haya imitado porque sólo un amateur copiaría la superficie física de las apariencias en vez de emular las ideas positivas (como la reconciliación) que le pueden quedar bien a todos cuando sinceras. Los hombres llevan siglos matándose unos a otros, y no sólo es cosa de “machos”, pues hay mujeres que a veces están detrás de la violencia en las culturas inclinadas al dominio del varón. ¿Cuantas veces algunas mujeres incitan a sus hombres embriagados por la violencia a que asesinen, sin ellas mover ni un dedo ni sufrir las consecuencias penales? La pelea de gallos es un reflejo cultural de esa competencia entre guapos, que cuando llega a la política se convierte en una tragedia.

Me imagino que Ferrer sepa de toda la violencia terrorista que ha vivido Miami en el pasado, así que es preocupante que el saque un arma (engañosamente mostrada como real) y se ponga a cuestionar a un ciudadano de este país. No sabemos quien lo llevó a ese lugar apartado, o si quienes le acogieron aquí son malos consejeros, pero yo lo consideraría una amenaza si fuera Edmundo. Ferrer tiene derecho a opinar, a disentir del gobierno cubano, y a expresar libremente en los medios privados en Miami todo su enojo contra quienes pensamos diferente. Sin embargo, Edmundo Garcia no ha demostrado ser un cobarde, pues se enfrenta a poderosas fuerzas dominantes en esta comunidad.

El momento histórico que estamos viviendo se parece demasiado a esa época en que la extrema derecha no lograba ejecutar a Fidel Castro y en su frustración se la desquitaba atacando a los cubanos que apoyaban la reconciliación en Miami. Hoy la frustración se origina a partir de la normalización de relaciones diplomáticas y si queremos paz y amor entre cubanos, las armas y la guapería machista sobran.

Es verdad que Ferrer nos mintió, pero un performance en manos de un hombre que se dedica a la política, no es arte así de repente. Hasta ahora no sabíamos que le interesara el camino artístico, por lo tanto el embuste fue demasiado lejos, y se pasó. En este país eso se pudiera considerar una amenaza personal. Creo que para bien de los cubanos, el opositor cubano debe pedir disculpas públicamente por este error.

 

Anuncios