Etiquetas

, , , , , , ,

Por Antonio Guzmán

Hace pocas horas la telaraña de Miami y otros que juegan en el mismo terreno publicaron un artículo titulado “No es nada amoral”: responde opositor a quienes le califican de “disidente viajero”, en defensa del “pobre” miembro de la mercenaria Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), “Carlos Amel Oliva Torres”.

Cada vez que uno de estos personajillos de la tourdisidencia se refiere al suelo que los vio nacer, les brindó educación, atención médica y seguridad ciudadana sin cobrarle un centavo, dan ganas de reír. Tal parece que este “luchador incansable” de la “democracia cubana”, no ve o no quiere ver lo que ya mundialmente se conoce de su “esclavitud” en la Cuba comunista: los privilegios que le otorga su posición falseada de “líder juvenil” en un grupito mercenario, cuando en su comunidad nadie lo conoce, nadie lo sigue. Habrá que preguntarle cuántos ven en él un líder verdadero y no a un  aprovechado que ha desviado fondos de la organización “democrática” que dice defender para comprarse un motor, 2 viviendas y remodelar “modestamente la pequeña casita de su esposa”… todo ello evadiendo al fisco. Esa es la verdadera razón por las que las autoridades le impidieron salir del país, deudas con el fisco que ha ido acumulando durante años.

Ten mucho cuidado Amel, no vaya a ser que en entre tantas mentiras un día respondas igual que el loco de tu jefecito José Daniel Ferrer cuando estuvo en Miami: “Cuba se parece a los campos de concentración de la Alemania Nazi”, tamaña mentira, que sólo cabe en la mente de un maniático con ansias de poder.

Y para refrescarte la memoria a Amel, haré referencia a algunas cosas que no dijo a la prensa gusana de Miami: No, nooo es la quinta vez que instituciones internacionales que se dedican a desestabilizar a países no amigos del Imperio lo invitan a encuentros de trabajo y pierden el dinero invertido. Ya no recuerdas la veintena de viajes al extranjero para prepararte en temas de “democracia” y “luchar” los verdes que te embolsillas como en un buen negocio. ¿Por qué no cuentas que pretendías aprovecharte de los funcionarios de Comexi, exigiéndole unos 200 CUC para gastos de viaje desde Santiago de Cuba hasta al Aeropuerto Internacional José Martí, cuando un viaje a la Habana por Ómnibus Nacionales no llega a los 8 CUC, el hospedaje en la capital no excede de 10 CUC la noche (a no ser que te alojes en un hotel cinco estrellas)  y el taxi no llega a 15 CUC, o no empleas el transporte público que vale 20 centavos CUP? No es difícil entender cómo justificarías el dinero con el que comprarías  los robots de los Power Rangers que tanto añoran tus hijos!!

Anuncios