Etiquetas

, , , , , , ,

Por Antonio Guzmán

Los paqueteros de la UNPACU,  con las ansias de tumbarles más verdes a la Fundación Nacional Cubana Americana (FNCA) publicaron en una “declaración” en su sitio web el pasado 22 de marzo del presente año, un listado con los llamados “presos políticos” de esta des-organización;  y en estos momentos, vuelven con la campañita  a favor de la liberación de estos. Sin embargo, estudié las supuestas razones expuestas en su “declaración” y no encontré por ningún lado alguna prueba que demostrara tal clasificación.

motoCon un listado tan extenso, ahora comprendo cómo la “Junta Directiva de la UNPACU”  sufraga sus gastos personales. Fue a costa de los “presos” que Carlos Amel Oliva –el “líder juvenil”- pudo desviar 300 dólares para reparar su motocicleta el mes pasado, accidentada por su propia imprudencia, al no estar capacitado como chofer.

Es comprensible entonces el afán de estos personajillos en mantener ese discurso trillado en defensa de quienes solo son delincuentes comunes, a quienes les conviene defender porque los tienen en sus filas y les pagan cifras considerables por cada uno de ellos. Ni el propio gobierno americano les confiere visado como “perseguidos políticos”, porque no lo son y tampoco quieren delincuentes en su tierra.

Habrá que preguntar al señor Carlos Amel Oliva, quien junto con su esposa Katherine Mojena serruchó el piso a “Lizandrita” Robert  Salazar para controlar el dinero que se destina desde el exterior para estos fines, ¿cuándo mostrará a esa prensa “libre” que tanto los defiende, la causa real por la que cada uno de estos mercenarios se encuentra encarcelado hoy en Cuba?

¿Hasta cuándo van a mentir? ¿Hasta cuándo van a mantener en listas inventadas nombres de personas que hace varios meses respiran aire libre y alejados del mundo de mentiras de la UNPACU? Ejemplos sobran. La Fundación –como leí hace algún tiempo en uno de esos sitios “basura”- está botando el dinero con esta gentuza, pero no siento pena por ellos, y sí por aquellos que todavía se creen que envían su dinero para “ayudar” al “pueblo cubano”. El día  que le hagan una auditoría a la UNPACU, se le acaba el negocito a José Daniel Ferrer, a Carlos Amel Oliva y su familia, a Ovidio Martín   y a Yriades Hernández. Ojalá sea pronto…a ver si no tenemos que leer más “carticas” infames.

Anuncios