Etiquetas

, , , , ,

Por  YADIRA ESCOBAR 

Como un gato enfermo de sarna que se torna agresivo y no tolera a nadie hasta que sea curado, los disidentes de UNPACU no toleran a sus vecinos en su enfermedad antisocial. Porque han evolucionado con astucia felina creando un mecanismo de “búsquedad” egoísta de la felicidad (buscar bienes de cualquier forma para sobrevivir) que no requiere civilizarse necesitan ser curados. El síntoma más destacado de su enfermedad es la intolerancia a las ideas contrarias. Aceptar opiniones ajenas no traería dinero así que se descarta toda práctica no lucrativa y los patrocinadores en el extranjero dicen muy claro lo que el opositor cubano debe hacer.

No se permiten iniciativas ni se puede ser muy original en la disidencia asesorada, y el disidente que se aventura por su propio camino puede que no reciba ni dinero ni visas para pasear. Imagínense como ejemplo que exista un cuenta-propista que se dedica a la cría de cerdos para vendérselo a varios paladares, y que al ver crecer el islam en Cuba vea amenazado su negocio y se enoje con las buenas relaciones de Cuba con ciertos países musulmanes porque este criador de puercos se imagina que desde sus embajadas en la Habana estos países promuevan el crecimiento de dicha religión en la isla y por consiguiente va a disminuir el consumo de puercos. Este señor se frustra y se convierte en un disidente que cuestiona al gobierno cubano por permitir la expansión del islam en su país   ¿Creen ustedes que la prensa Miamense le dará mucha publicidad a ese hipotético disidente? Por supuesto que no, porque no encaja en el diseño fabricado para la opinión pública. Por esta razón, la UNPACU siempre ofrece la misma cansona pero violenta estupidez…año tras año…violencia y más violencia en las calles y un discurso copiado de los días de la guerra fría.
Politizar broncas callejeras entre machistas dándose puñaladas no sólo es de mal gusto, es una difamación, porque todo lo malo que vemos en Cuba es mas bien la cara fea del capitalismo, asomándose gracias a la acción de la Falsa Izquierda en Cuba y la derecha liberal en el exterior. Los delincuentes que se hacen pasar por “periodistas” y “activistas” de la UNPACU, son una expresión del viejo hombre capitalista que no cree en nada y que vende la dignidad del ser humano para fines políticos—mercenarios.

Jose Daniel Ferrer y su primitiva UNPACU son lo peor para Cuba porque esencialmente son como un virus astuto que imita la indignación del patriota fuerte pero para enfermar la sociedad con sus embrutecidas discriminaciones, fascistoides acciones contra la paz social e intimidación de los contrarios. Habiendo visto con que agresividad y odio me gritó Ferrer en un programa de televisión, puedo perfectamente testificar que es un mediocre pero peligroso nazi-tropical. No como los histéricos de la Falsa Izquierda, yo se cuando alguien reúne los requisitos para ser un nazi-tropical, que tampoco debe ser confundido con el populista de derechas por mucho que asegure ser muy seguido en su barrio.

Después de la caída de la Unión Soviética, es que surgen historias de prostitución y arquitectura destruida en Cuba. Cuando se distribuyen vídeos macabros que degradan la imagen del cubano en la isla por las redes sociales (principalmente por tontos útiles, agentes de influencia y disidentes mercenarios) es para inculcar la idea de que Cuba está a días de caer. No, nada más lejos de la verdad. Comparten en las redes las pequeñas pero devastadoras señales de la contrarrevolución como si fuesen los frutos de la Revolución tratando de confundir, porque hasta la venta de los empleos en Cuba son pequeños logros del triunfo del enemigo.
Pero si nos ponemos de acuerdo y entre cubanos iniciamos la renovación nacional, ya los pesimistas de la UNPACU tendrán que fingir vídeos de miseria como los actores B que son al no encontrar suficiente material…que de falsificar historias ya tienen mucha experiencia estos mentirosos. Hablo de ellos en el último episodio de Moderna, por onda corta. Escuchalo!

 

Anuncios