Etiquetas

, , , , , , ,

Por Scarlett Lee

De izquierda a derecha: Maria Mercedes, Doraisa Correoso («observadora» del proceso electoral) y Vizmaika Amelo.

En Santiago de Cuba el proyecto mercenario #Otro18, que dirige a nivel nacional el ya desacreditado Manuel Cuesta Morúa, ve en riesgo sus pretensiones de nominar candidatos durante las asambleas, que se desarrollan desde el pasado día 4 y que se extenderán hasta el 30 del presente mes.

María Mercedes Benítez, líder del grupito en nuestra provincia y única beneficiada con los viajes, está desesperada y hasta con trastornos nerviosos pues se gastó todo el dinero destinado a “pagar” a los candidatos que pretende presentar y ahora solo cuenta con un reducido grupito de antisociales, desmoralizados en sus zonas de residencia.

Entre ellos, Maurilio Vinent quien cumplió sanción de 20 años de privación de libertad por el delito de sabotaje. Vinent  incendió la fábrica conocida como “La Cartonera” y por ello, fue procesado. A su salida de prisión, prefirió vincularse a la contrarrevolución para continuar atentando contra la tranquilidad y seguridad de los ciudadanos.

Por otro lado, se encuentra Vismaika Amelo, quien cumplió sanción por el delito de hurto y sacrificio de ganado mayor, así como por el aberrante delito de tenencia de drogas. ¡Qué mérito no! También, se comenta en el barrio que se dedica a la prostitución junto a Yoana Formigo, otra de las “candidatas”. De esta última, se dice que no ha escalado posiciones dentro el grupito porque, como mujer, no es del agrado de Cuesta Morúa y que junto a Yasnay Lozada y Juan Carmelo -otros “candidatos”-, se robaron el financiamiento inicial del proyecto para sus gastos y gustos personales, como las salidas al exterior de los dos últimos y la compra por parte de Yoana de varios equipos electrodomésticos, entre ellos una Tv de 49 pulgadas.

Y como si con estos elementos no fuera suficiente para ofender nuestra capacidad de elegir, otro de los “candidatos” es Enrique Figuerola, quien ha cumplido sanción en varias ocasiones por los delitos de robo con violencia, hurto, lesiones graves, atentado y amenazas. Actualmente, se encuentra inmerso en el mundo de las peleas de perros callejeras.

Con  estos “personajes” ya María Mercedes debería estar convencida de que en este proceso electoral en que la sociedad cubana se encuentra inmersa, triunfará la democracia y la responsabilidad de los ciudadanos al elegir a sus representantes. No hay cabida para esos mercenarios que –desvergonzadamente- pretenden empañarlo.