Etiquetas

, , , ,

Por: Antonio Guzmán

A raíz de los últimos acontecimientos en la Unión Nacional de Pacotiyeros de Cuba (UNPACU) al parecer al jefecito José Daniel Ferrer García se le ha subido la fama para la cabeza con esa “habilidad” de cazar a los espías dentro de su organización “pacífica” y por supuesto, nada ha sido publicado en las redes sociales por los que los dirigen y financian desde Miami y Europa sobre la brutal golpiza que propinó el queridísimo y brabucón jefecito Ferrer García a Yriade Hernández Aguilera -su mano derecha- por “colaborar” con la Seguridad del Estado. Si esta es la razón, el semental de Manganeso dará muchas más palizas porque últimamente nada le está resultando a su favor…así que “agentes” deber ser unos cuantos… ¿no creen?
Pues bien, quisiera adelantarme a un acontecimiento que se está tejiendo en las sombras o a espaldas del jefecito José Daniel y que se le está escampando a su “buró de Contrainteligencia e Inteligencia”, del que tanto alardea.

Resulta que Carlos Amel Oliva Torres, sí, ese mismo que cuando estaba -según él- en huelga de hambre en el 2017 expresó: “… a mí no me falta la UNPACU para mantenerme, yo no recibo órdenes de nadie…”, ahora está aprovechando la revuelta armada en la sede de UNPACU en Altamira para declararse “neutral”, sin embargo, a espaldas de Ferrer, le aseguró a Yriades que lo apoya y a la manera del legendario Fouché le muestra el mismo apoyo al jefecito de Manganeso. El problema es que “Carlitín” ha aprendido cómo funciona la UNPACU y se mantendrá a merced de las olas y el viento, para ver qué pesca en río revuelto.

Dicen que el señorito hasta le ha encomendado a su esposa Katherine Mojena el papel de embajadora/luchadora de nuevas alianzas con otros grupitos de la capital cubana para no quedarse fuera de los jugosos fondos monetarios que proporciona la gusanera de Miami a los “disidentes oprimidos” dentro de la Isla, por si las cosas en UNPACU se tornan aún peor.

Aprovecho para contarles un acontecimiento que sucedió a finales de año y que la junta directiva de la UNPACU no hizo público: el Fouché Carlos Amel estuvo distanciado del jefecito por unas semanas porque este lo “sancionó” por “mal manejo de los fondos” –léase haber echado mano a los billetes – de la organización para beneficio personal. Pero como en esta unión de paqueteros no hay dignidad, Ferrer perdonó al Fouché y lo aceptó nuevamente. Sin perder tiempo, “Carlitín condicionó su retorno a que también debían ser aceptadas y desarrolladas algunas “ideítas” que tenía bajo las mangas…

Es bien sabido que el jefecito, aunque quisiera no puede desprenderse de la familia Oliva, se saben demasiadas cosas. Por ejemplo, que las viviendas que posee Ferrer García en Calle 9 de Altmira están inscriptas legalmente a nombres de Carlos Amel y Ernestico Oliva. Ay papa!!! Si el plan funciona, van a dejar a José Daniel sin casa…. por lo menos en la cuidad de Santiago de Cuba.

Solamente me resta decirle al padrote de Manganeso, que se que busque nuevos y eficientes guardaespaldas y que ajuste su buró de Contraespionaje, porque la tela de araña está tejida y al parecer, él no se ha dado cuenta.

Anuncios