Por Rosario Vera

No tengo otra manera de describirlo a no ser como un chiste de mal gusto o un vulgar circo con total falta de profesionalidad. La falsedad se viste de Pastrana y Quiroga mientras la inteligencia norteamericana los utiliza para provocar a Cuba; aunque sinceramente ¡qué falta de creatividad!  Mandar a los expresidentes latinoamericanos de derecha Andrés Pastrana, de Colombia y Jorge Quiroga, de Bolivia es una manera tonta de provocar, a sabiendas de que obviamente se les iba a negar la entrada a nuestro país. Por suepuesto, ambos tenían  un motivo, o mejor dicho, una excusa: recibir  un premio por parte de la mal llamada Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia que dirige Rosa María Payá a expresidentes iberoamericanos títeres de la índiceeeeeeOrganización de Estados Americanos (OEA).

Lo anterior parte de la posición conservadora del presidente Donald Trump de mantener la vieja política reaccionaria hacia Cuba y desenpolvar viejos métodos subversivos ya probados ineficaces con el pueblo cubano y a su vez hacer caso omiso a la inteligente desición de Barack Obama de cambiar métodos obsoletos que no han surtido efecto en ya 60 años de Revolución.

Pero bueno; volviendo a Pastrana y a Quiroga, lo que daría en llamar la Bobería del siglo es una forma más en busca de dañar la imagen de nuestro país a nivel internacional, las relaciones de amistad y cooperación que la isla mantiene en varios continentes.

Aún así es bueno que quede claro que Cuba acoge a todos los que deseen visitarla siempre y cuando dicha visita no responda a planes subversivos, a jueguitos con los grupúsculos contrarrevolucionarios, a enemigos de la integración latinoamericana.

En Cuba son bienvenidos los amigos de la Venezuela de Hugo Chávez, del Brasil de Lula, de la Bolivia de Evo, del Ecuador de Correa, de la Colombia de los que están a favor de la Paz y se sientan en diálogo en nuestra tierra, a ellos les brindamos nuestra silla y nuestra mesa; a ellos le decimos bienvenidos.

Anuncios