Etiquetas

, ,

Por David Alejandro

En el texto la UNPACU reconoce y apoya la Ley Helms Burton

Retórica mediocre sigue utilizando la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) en su empeño para aglutinar seguidores bajo su gastada y maltrecha manta.

Hace unos días, un conocido me hizo llegar uno de los impresos que pretende promocionar la UNPACU para dar a conocer cuáles son sus posiciones respecto a lo que consideran debería recogerse en la recién aprobada Carta Magna sobre la sociedad y el estado cubano.

Entre sus propuestas más descabelladas para la supuesta democratización de la isla antillana figura –en primer lugar- reconocer la legalidad del Título III de la Ley Helms Burton, así como la implementación del Neoliberalismo en nuestro país, ya que además promueven la privatización de la Educación y la Salud, además de la creación de instituciones escolares religiosas. En el orden económico solo se pueden leer palabras muertas y secas, pues nada objetivo existe en cada uno de esos párrafos.

La realidad es que con esta nueva maniobra solo pretende justificar ante sus patrocinadores el desembolso del dinero que descaradamente roban al contribuyente norteamericano.

Quien nos hizo llegar este ejemplar sentenciaba: ¿Somos nosotros realmente los que estamos llamados a la supuesta democratización del país o a mantener el circo que roba a los EE.UU. ¿ Por mi parte, sólo puedo dar las gracias al “destacado activista” Ovidio Martín Castellanos por permitirnos esclarecernos más sobre las posiciones pro-imperialistas de la UNPACU.

Hace unos días, un conocido me hizo llegar uno de los impresos que pretende promocionar la UNPACU para dar a conocer cuáles son sus posiciones respecto a lo que consideran debería recogerse en la recién aprobada Carta Magna sobre la sociedad y el estado cubano.

Entre sus propuestas más descabelladas para la supuesta democratización de la isla antillana figura –en primer lugar- reconocer la legalidad del Título III de la Ley Helms Burton, así como la implementación del Neoliberalismo, ya que además promueven la privatización de la Educación y la Salud, además de la creación de instituciones escolares religiosas. En el orden económico solo se pueden leer palabras muertas y secas, pues nada objetivo existe en cada uno de esos párrafos.

La realidad es que con esta nueva maniobra solo pretende justificar ante sus patrocinadores el desembolso del dinero que descaradamente roban al contribuyente norteamericano.

Quien nos hizo llegar este ejemplar sentenciaba: ¿Somos nosotros realmente los que estamos llamados a la supuesta democratización del país o a mantener el circo que roba a los EE.UU.?  Por mi parte, sólo puedo dar las gracias al “destacado activista” Ovidio Martín Castellanos por permitirnos esclarecernos más sobre las posiciones pro-imperialistas de la UNPACU.