Por: Pablo Campos Batista/ Tomado de su muro de Facebook

En #Cuba no hay distinción de razas, todos tenemos los mismos derechos, deberes y oportunidades. Nuestro #SOCIALISMO tiene al ser humano y reitero al ser humano, sin distinción ni privilegios. Sucede que muchos apasionados por los cantos de sirenas, apadrinados, asalariados y hasta confundidos, de dentro y de fuera, quieren olvidar el respeto, el orden, la disciplina, el buen comportamiento social y agreden a los Policías o combatientes del MININT, y a cuantas personas obren por el bien de esta sociedad que se construye con los humildes, por los humildes y para los humildes, como dijera #Fidel en los primeros años del triunfo de la Revolución Cubana.

No aceptamos dueños, ni monopolios y mucho menos injustas acusaciones. El bloqueo criminal que asfixia a esta isla del Caribe, dueña de su destino, recibe acusaciones de todo tipo como pretexto para confundir, distorsionar y hasta para crear una imagen falsa de la realidad en Cuba. Bien sabemos los cubanos todos, y las personas con juicio y nivel de razonamiento, que lo acontecido entre un policía y un ciudadano cubano, nada tiene que ver con lo que a diario vemos o escuchamos desde los Estados Unidos u otras partes del mundo, donde pululan los tiroteos, abusos, asesinatos, crímenes con toda la impunidad y libertad que dan las autoridades de Estados Unidos para portar armas, incluso hasta en las escuelas. ¿Por qué atacar a Cuba con infamias, mentiras burdas y hasta acusaciones infundadas, sin conocer y hasta conociendo la veracidad de los hechos? Bien sabemos lo que esconde detrás de la fachada. A Cuba se respeta. Continuaremos construyendo el #SOCIALISMO, con un pueblo disciplinado, ordenado y combativo. ¡Viva Cuba Libre!