Por: Yuzdanis Vicet/ Periodista del Sierra Maestra

En esta tierra hospitalaria, rebelde y heróica; en la infatigable #SantiagodeCuba hay un pueblo que trabaja, y con su labor diaria crea y funda; hay hombres y mujeres que más allá de reducirse a conservar lo alcanzado decidieron continuar desarrollando su provincia, embelleciendo y actualizando su capital de 505 años que emana «luz que ilumina y salva».Hoy Santiago es referente para Oriente y para Cuba, el pueblo indómito está respondiendo a la confianza y el compromiso que implica contar con las últimas moradas de Céspedes, Mariana, Martí y Fidel.Sin embargo, solapados entre tantos valientes y viviendo de las virtudes de Santiago de Cuba, también hay quienes prefieren venderse al mayor postor, renunciar a la autodeterminación y vivir buscando lo perfectible de la sociedad para resaltarlo como deficiencia del sitema.Esos malos cubanos se hacen llamar «Unión Patriótica de Cuba» UNPACU, pero no unen a nadie y no defienden patria alguna, son apenas, mercenarios baratos, lacayos del que les deja caer las migajas y se vanagloria de ser el perro mayor, «El Jefe» o más bien el oportunista mejor ubicado en este negocio, José Daniel Ferrer García.Para los santiagueros que cada día nos levantamos a trabajar, a crear ganancias y agregar valor a las cosas, que UNPACU este aquí es como un reto, uno más entre tantos que nos han puesto y que hemos cumplido unidos e indomables, Cuba puede estar segura de que esta tierra no es fértil para semejantes personas que se empeñan en ver no más que manchas bajo el mismo sol que los ilumina.