Por Jesús Gómez Cairo*

Homilía de Su Santidad Francisco en la Santa Misa ofrecida en la Basílica menor del Santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Están manipulando el sentimiento religioso de muchos ciudadanos y particularmente la devoción de estos por la Virgen de la Caridad, patrona de Cuba. Debemos ser cuidadosos para que no se nos confunda.

Ellos no tienen derecho a manipular con fines políticos, antipatrióticos y anexionistas, los sentimientos religiosos de las personas, a favor de los enemigos de nuestro pueblo, a favor de los que nos bloquean para aniquilarnos por hambre y enfermedades, a favor de los que pretenden apoderarse de nuestra patria para convertirla en el negocio de los imperialistas y cobrar ellos su tajada. No, esos no son los fines de la espiritualidad ni de la religiosidad. Cristo enseñó que la religión es amor y solidaridad, que la Casa de Dios es de los pobres, no de los ricos explotadores.

Como bien se sabe, y está en los textos bíblicos, CRISTO EXPULSÓ A LOS MERCADERES DEL TEMPLO, porque fueron a éste no a iluminar a los que a allí acudían, sino a pervertirlos.

Parece que algunos olvidaron algo que hasta los Papas saben, y es que hace más de un siglo muchos fieles cubanos declararon a la Virgen de la Caridad «La virgen mambisa».

A esos que preparan esas acciones hay que decirles bien alto y que todos lo oigan: #NoManipulenLaFe

* Director del Museo Nacional de la Música/Tomado de la página en Facebook Guerrero Cubano