En el día de ayer circuló en varios grupos en redes sociales, fundamentalmente en Facebook, el fallecimiento de un ciudadano por “hambre” y en “total abandono”, en las calles de nuestra provincia.
En función de esclarecer la situación, se pudo constatar que el ciudadano José Luis Rosales fue encontrado fallecido en un callejón cercano a su vivienda en horas de la mañana. Posteriormente, en el informe de Medicina Legal se dio a conocer como causa de muerte la ocurrencia de un infarto agudo del miocardio, desmontando también cualquier versión mal intencionada del hecho en función de relacionar el deceso con un contagio de Covid-19.
Igualmente, se corroboró que hubo demora en su traslado por parte de Servicios Necrológicos , pues en el momento que se entregó el certificado de defunción no se encontraba en disposición un carro fúnebre para recoger el cadáver, ya que estos se encontraban trasladando fallecidos a los cementerios de El Cobre, Boniato y El Caney, lugares distantes de la ciudad. Actualmente el cementerio Santa Ifigenia no tiene capacidad para entierros.
Trasladamos nuestras sinceras condolencias a familiares y amigos del fallecido y lamentamos que ocurran incidentes, que muchas veces no se pueden preveer, que ocasionen más tristezas a los familires. Igualmente, rechazamos que personas inescrupulosas, la mayoría residentes en el exterior, manipulen estas situaciones para intentar mostrar en un contexto marcado por la pandemia, un clima de desamparo por parte del gobierno y una supuesta crisis sanitaria que nos quieren vender y no han podido sustentar. En #Cuba, salvamos y respetamos la vida.