✍️Por Carlos Lazo*
En cuanto a oportunismo político, hipocresía y crueldad, parece que los congresistas cubanoamericanos encabezados por María Elvira Salazar y Mario Díaz-Balard se llevan el premio mayor de la infamia.

Estos representantes federales han sido y son responsables de apoyar e implementar muchas de las medidas que hoy día castigan a la familia cubana. Durante el mandato de Trump, ellos promovieron el cierre de la embajada USA en la Habana. También apañaron de manera tácita o explícita la cancelación del programa de reunificación familiar suspendido por Trump en 2017. Díaz-Balard fue uno de los que, hace más de una década, ideó aquella prohibición que limitaba los viajes de los cubanoamericanos a la Isla a solo una vez cada tres años.

María Elvira Salazar ha apoyado todas las sanciones crueles que se han implementado contra nuestra gente de aquí y de allá—la interrupción de vuelos a aeropuertos cubanos, el corte y suspensión de remesas y así. Estos representantes han procurado y procuran el cierre total, el parón y el colapso de la familia cubana. En su afán por derrocar al gobierno cubano, ellos buscan crear penurias, hambre y desolación entre la población de la Isla. En su afán de dejar tuertos a los gobernantes de Cuba, estos congresistas son capaces de arrancarles los ojos al pueblo cubano.

Por eso es tan hipócrita y tan cruel que ahora sean ellos quienes lancen una idea peregrina y manipuladora: ¡Habilitar la base naval de Guantánamo para agilizar el proceso migratorio de las familias cubanas que esperan por visas! Esa “iniciativa” oportunista es una cortina de humo y ellos saben bien que no irá a ningún lado. Por sus obras los conoceréis, dice el proverbio. El actuar de estos representantes los desenmascara.

Pero la marea está cambiando. La gente se está dando cuenta de que las políticas implementadas hasta ahora solo han servido para castigar al cubano de a pie. Son sanciones que golpean a los de aquí y a los de allá, sin distinción de ideología. Y estos congresistas vienen ahora, con traje de mansas ovejas, a querernos dar gato por liebre. Pero sabemos que son lobos disfrazados. Ante lo impopular de estas prohibiciones, ellos tratan ahora de adaptarse a los tiempos y maquillar su propia imagen. Pero al pájaro se le conoce por la c….¡Ustedes, Salazar, Díaz Balard y compañía, son los responsables por este sufrimiento infligido sobre nuestra gente!

*Tomado de su pagian en Facebook. Creador y promotor de la iniciativa “Puentes de amor”.