De colas y coleros: ¿Terreno a la deriva? (+ Video)

Por: Yunier Javier Sifonte Díaz/Cubadebate

Desde hace meses las colas dan de qué hablar en todo el país. Foto: Carlos Rodríguez/Vanguardia.

Aun no amanece y Xiomara Martínez espera el Sol sentada en el portal de una de las tiendas de Santa Clara. Tiene 52 años, el pelo rizado y unos impresionantes ojos azules. Sin embargo, hoy luce menos coqueta y tiene apagada la mirada. Las seis horas cuidando su turno en la cola para comprar pollo, la madrugada, el café frío de las cuatro de la mañana, le devuelven un cuerpo adolorido, pero aun con la esperanza de alcanzar un producto que no puede pagar a sobreprecio.

Casi en el lado opuesto de la urbe, Yaimara Estévez también pasó la noche en vela junto a las columnas de otra tienda. Como Xiomara, a ella tampoco le sobra el dinero para darle a los revendedores el doble o el triple del valor de la mercancía y prefiere permanecer allí para conservar su puesto. “Si no dormimos aquí —dice— alguien puede llegar y desplazarnos”. Es su octavo día en los portales. Al menos otras 50 personas la acompañan.

Son apenas dos realidades de las muchas vividas desde hace semanas por quienes llegan hasta los establecimientos estatales para adquirir alimentos o productos de aseo. En los lugares dedicados a la venta en moneda libremente convertible la situación se repite.

En primer lugar representa un propósito complejo por las circunstancias de desabastecimiento, reducciones en la producción nacional, limitaciones financieras e ineficiencias en la distribución. Y junto a ello, también porque coleros y revendedores tienen mil y una estrategias para hacerse con lo poco que llega a los mercados y centros comerciales.

No es un escenario nuevo en el país, pero quizás como pocas veces en los últimos 25 años afecta tanto al bolsillo ciudadano, irrita las emociones y agrega tensión a un sistema de comercio estatal en varias ocasiones superado por la realidad.

En los portales

Muchas coleras evitan dar explicaciones sobre su forma de actuar. Foto: Yunier Sifonte/Cubadebate.

Solo basta llegar a cualquier tienda para reconocer a los coleros. Mochilas, movimientos constantes, dominio absoluto de los productos en existencia e informaciones sobre las próximas ventas, conforman su día a día. Pocos tienen vínculo laboral. Algunos compran para revender ellos mismos, otros para surtir a pequeños negocios particulares.

Yanay Toledo es una de las que cada día aparece en las tiendas para acaparar todo cuanto puede. Aunque tiene poca experiencia, conoce al dedillo la forma básica de actuar: ir junto a otras coleras para buscar puestos al principio, en el medio y al final de la línea. En cada incursión marca para ella y sus “compañeras”. Si todo marcha bien todas compran al menos tres veces en cada lugar.  

Como si fuera un esquema con pocos fallos, el mecanismo lo repiten en otras tiendas de la ciudad y poco a poco se apropian de una cantidad considerable de productos. “A veces estamos en una cola y avisan que casi llega el turno para comprar en otra donde también sacamos números. Vamos para allá y entramos, en mi caso guardo el producto cerca y regreso a la fila”, asegura.

Casi como en un susurro, confiesa preferir los establecimientos grandes, “porque casi siempre tienen más ofertas, una gran cantidad de personas, y una mayor facilidad para pasar varias veces sin llamar la atención”. Otra de sus estrategias consiste en cambiarse la ropa, el nasobuco o el peinado, aunque algunas más osadas también van a las colas con niños pequeños en los brazos. Es una práctica diseñada tanto para comprar doble como para lucir más vulnerables.

Muchas coleras asisten con niños pequeños a las filas. Foto: Yunier Sifonte/Cubadebate.

Así, un champú que no sobrepasa los 3 CUC asciende a diez en manos de revendedores, un jabón a cinco, un tubo de pasta a quince o un paquete de detergente también a diez. Pollo, otros productos de aseo, cervezas y refrescos, junto a un gran grupo de mercancías, también triplican su valor en un mercado informal mucho más visible y peligroso en tiempos de COVID-19, pero que no nació ahora ni tiene una única forma de dañar.

Para Marisela Ramírez, una arquitecta que cada semana sale a las tiendas para surtir su cocina, todo pasa por la impunidad y el descontrol. Para ella, la primera muestra es que antes de aparecer un producto en los estantes ya los acaparadores saben la cantidad e incluso cuándo lo venderán.

“No es fácil trabajar todo el día, venir a comprar e irse con las manos vacías porque otros que viven de hacer colas se llevaron los productos. Incluso, duele más porque luego te los venden hasta en los mismos portales de la tienda donde tú no alcanzaste”, lamenta.

A la reflexión de Marisela se le pueden agregar otras interrogantes. ¿Todos los coleros se dedican exclusivamente a acaparar mercancías? ¿Qué sucede con quienes organizan colas con el fin de aprovecharse de ellas? ¿Por qué cuesta tanto eliminar un fenómeno visible y con poco sustento ético y legal? Responder esas dudas obliga a dar pasos al interior de un panorama mucho más complejo de lo que luce en apariencia.

Colas adentro… negocios más oscuros

Muchos de los coleros no tienen vínculo laboral. Caricatura: Ramón Díaz Yanes.

El tumulto se concentra dos veces al día. Sea sábado o domingo, llueva o haga calor, las más de cien personas reunidas saben que las siete de la mañana y las cinco de la tarde son horas inviolables para conservar su turno en una de las tiendas de equipos electrodomésticos en Santa Clara. Entonces todos rectifican su puesto en una lista creada por ellos para ordenar las compras. Luego solo resta esperar.

Ese mecanismo es uno de los más extendidos en varias tiendas del país. Esencialmente, apareció como un intento de organización colegiada que hasta ahora tiene resultados intermitentes. En algunos lugares personas autorizadas se encargan de repartir los boletos, en otros ocurre por iniciativa personal. Y en esos casos, más dados a la espontaneidad que a lo sistemático, cada vez aparecen situaciones más turbias.

Como parte de ese entramado sistema de listas, turnos, horarios y rectificaciones, junto a los acaparadores también confluyen en los portales de los establecimientos quienes hallaron en esa supuesta organización su filón de oportunismo e ilegalidad. Heriberto Díaz, un albañil de 42 años, revela cómo algunos coleros están en las tiendas para vender los turnos y no para comprar mercancías.

“Hace tres días llegué antes de las seis de la mañana y ya había una lista enorme. Enseguida una persona se me acercó y me propuso un turno entre los primeros de la fila. Allí en el mismo portal me dio el número y a las dos horas ya había comprado. Resulta que era el mismo que organizó la cola desde el día antes y por supuesto guardó turnos para su negocio”, cuenta.

Un simple recorrido por algunos puntos de Santa Clara confirma su historia. Por ejemplo, un sitio entre los primeros puestos de las colas para comprar alimentos o productos de aseo cuesta entre cinco y diez CUC. En las tiendas para la venta de electrodomésticos el precio aumenta drásticamente y según el equipo un turno oscila entre 50 y 150 CUC. A menos de un año de la apertura de esos lugares, ya el negocio ilícito es allí una práctica consolidada.

La imagen, captada mediante el sistema de cámaras de videoprotección instalada en algunos puntos, muestra el momento de la venta de los tickets. Minutos después ambos ciudadanos fueron detenidos por la policía.

Un colero que dijo llamarse Alain le explicó a Cubadebate los argumentos que según él justifican esas acciones.

“La gente tiene necesidad de comprar y muchos no pueden pasar todo el día en la cola. Yo por lo general digo que conmigo vienen cinco personas para no quemar el punto. Cuando alguien llega y lo veo marcando al final voy y le propongo un lugar, aunque otras veces ellos mismos aparecen directo a buscar quién les resuelva. Si tienen el dinero, esa es su posibilidad de quitarse las colas de arriba”, comenta.

Alain sabe que revender los turnos está mal, pero parece importarle poco. Acostumbrado a un panorama invariable desde hace años, luce confiado. No obstante, prefiere callar cuando uno le cuestiona por qué varios coleros acosan a los clientes, o por qué reaccionan con amenazas e insultos si alguien intenta llamarlos al orden, impedir que se apropien de varios turnos o marquen más de una vez.

Asimismo, dice no conocer por qué otros le pagan a embarazadas, discapacitados o ancianos para que compren y luego les den los productos.  Tampoco conoce que en las tiendas de equipos electrodomésticos algunos ni siquiera acaparan mercancías o revenden turnos, sino que le facilitan su tarjeta magnética a quienes no posean una y reciben una comisión por ello.

Ante cada interrogante solo tiene una respuesta: “Chama, aquí cada cual sabe lo que hace”. Da la espalda y regresa junto a una columna. Indiscutiblemente, las preguntas lo incomodaron.

Responsabilidad y organización: ¿En tierra de nadie?

Desde que comenzó la lucha contra la COVID-19 no han faltado oficiales de la PNR en los puntos de venta más concurridos. Foto: Yunier Sifonte.

Aunque desde hace un mes Lizardo Sánchez hace una cola para comprar una nevera, cuando llegó por primera vez a la tienda casi desiste. La espera, la cantidad de personas con un mismo objetivo, los coleros, la reventa de turnos, tienen cientos de desencantos a su favor. Sin embargo, él se contuvo y anotó su nombre en una lista informal, el procedimiento de quienes no tienen o no quieren pagar los dólares suficientes para adelantar su lugar.

En cuatro semanas Lizardo ha visto mucho, pero todavía le quedan siete personas por delante. Con el cansancio marcado en el rostro, explica por qué dos veces al día todos los de la cola deben reunirse en un parque a más de 400 metros para rectificar el orden.

“Organizamos la cola porque la tienda no lo hace. Si no existiera la lista, tendríamos que dormir aquí hasta poder comprar, o arriesgarnos al desorden cuando entre un producto. Sin embargo, no podemos verificar los números frente a la entidad, porque si las autoridades te ven con un ticket entonces eres colero y te buscas un problema”, comenta.

Como ellos, otra gran cantidad de personas que habitualmente soportan tanto las largas esperas como a quienes acaparan los productos, se hacen la misma pregunta: ¿por qué las tiendas no asumen la responsabilidad de organizar las colas? Si es conocida la insuficiencia de los abastecimientos, ¿qué les impide a las administraciones crear tickets o listas oficiales y así al menos evitar la dispersión existente en la manera de ordenar las filas?

El Gerente Comercial de CIMEX en Villa Clara ofrece una respuesta. Aunque reconoce que sí mantienen la disciplina en cuanto a las medidas sanitarias y el distanciamiento físico, alega que su entidad no tiene dentro de sus funciones organizar lo que ocurre fuera de cada establecimiento.

“No estamos facultados para hacer listas o entregar turnos, tampoco para orientar rectificaciones a deshora. Sí les comunicamos a las personas la cantidad de mercancía a vender, para que en base a eso se organicen. Son los delegados de circunscripción, alguien perteneciente a las organizaciones de masas o algún cliente en coordinación con ellos quienes se ocupan de eso. En muchos lugares funciona bien, lamentablemente en otros no”, afirma.

La entrega de tickets funciona de forma intermitente y origina conductas delictivas. Foto: Yunier Sifonte/Cubadebate.

Algo similar ocurre en las Tiendas Caribe. Aunque Cubadebate no tuvo acceso al interior de las tiendas, desde los portales varios clientes coincidieron en una misma idea: aquí las administraciones tampoco asumen esa responsabilidad. Otros también se quejaron de la pobre información existente en los locales, muchas veces la causa principal de tumultos innecesarios. Mientras espera, Yuleisy Abreu resume muy bien el asunto.

“Si la población hace listas y reparte números, la tienda también puede hacerlo. Si tengo un ticket oficial y aun no compré cuando termina el día, me puedo ir para mi casa porque sé que mañana mi puesto sigue garantizado. Se evitarían las diferentes maneras de organizar las colas y les quitarían la posibilidad a personas inescrupulosas de manejarlas para beneficio personal. Solo habría que controlar a quienes acaparan. Creo que tantas personas no podemos estar equivocadas”, asegura.

Yuleisy tiene algo de razón, aunque necesita ir más allá para garantizar que en esa supuesta entrega de números no se repita el mismo esquema de acaparamiento visto en prácticas similares.

De cualquier forma, ante las trabas de las cadenas de tiendas para incidir en esa organización, muchos ponen su mirada en los oficiales del Ministerio del Interior y las Fuerzas Armadas Revolucionarias, habituales desde hace meses en puntos comerciales del país. Sin embargo, aquí tampoco aparece una solución clara.

Lo confirma el Teniente Coronel Carlos Alberto Morales López, Segundo Jefe de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) en Villa Clara. Según dice, como parte de misiones de los oficiales no aparece tomar parte en las medidas adoptadas por las administraciones sobre la forma de organizar la cola. Pero si tenemos en cuenta que esas administraciones tampoco consideran el asunto dentro de sus facultades, sencillamente el fenómeno queda en tierra de nadie.

“No estamos de espalda, pero no nos corresponde. Sí nos toca —explica— hacer cumplir las decisiones adoptadas, evitar las agresiones, mantener el orden y combatir el acaparamiento”. Sin embargo, de acuerdo a sus propias cifras, entre las más de 200 acciones de enfrentamiento realizadas por la PNR en las colas hasta junio, solo una corresponde al delito de especulación y acaparamiento y seis al de actividades económicas ilícitas.

En las colas más complejas, los números muchas veces se rectifican dos veces al día. Foto: Orlando Morales/Telecubanacán.

Por su parte, según datos aportados por el Tribunal Provincial Popular de Villa Clara, las operaciones de la PNR junto a la de otros órganos de control, suman hasta esa misma fecha doce procesos judiciales asociados a esos delitos en los alrededores de las cadenas de tiendas. En ambos casos, es una cifra bajísima para un asunto cotidiano.

Mientras unos y otros coinciden en desplazar su responsabilidad en el asunto, otros actores tampoco ofrecen una solución estable. Así, delegados de circunscripción, miembros de los contingentes de las organizaciones de masas y de estudiantes universitarios, o activistas de la comunidad, garantizan un cierto orden y asumen con mayor o menor éxito esa función.

Ciertamente en más de un establecimiento sí existe cooperación con los trabajadores de la tienda, pero sin constancia poco se puede lograr. Aunque el hecho de dar un ticket “oficial” no resuelve del todo un asunto tan complejo, al menos sí evitaría los negocios ilícitos, las rectificaciones de listas y las madrugadas en los portales por miedo a perder el lugar.

Punto clave: Abastecimientos

En más de una ocasión mucha mercancía termina en manos de las mismas personas. Caricatura: Ramón Díaz Yanes.

No hace falta preguntar demasiado para encontrar la solución definitiva al problema de las colas y los revendedores: abastecimientos. Esa fue también una de las conclusiones más recurrentes hace un mes cuando Cubadebate publicó un reportaje sobre el uso de sitios digitales y grupos en redes sociales para la comercialización ilegal de mercancías. Sin dudas es el camino, aunque transitarlo con éxito tiene poco de sencillez e ingenuidad.

Dejémoslo claro: en un contexto marcado por el el creciente y lacerante daño del bloqueo estadounidense, el impacto financiero de la COVID-19 , las insuficiencias productivas de nuestra economía, la corrupción, y la burocracia, aspirar a tener de la noche a la mañana tiendas repletas de productos significa un espejismo. En tal sentido, ahora se trata de optimizar los recursos y distribuirlos de la mejor manera posible.

Para Juan Carlos Marante, Gerente Comercial de la Corporación CIMEX en Villa Clara, responder a esos objetivos implica conocer las restricciones existentes a nivel nacional para un grupo importante de mercancías. No obstante, asegura que en los más de 110 puntos de venta abiertos en toda la provincia durante el último trimestre aplicaron medidas organizativas para sostener el servicio. En los restantes existentes en Cuba ocurrió algo similar.

Entre las nuevas disposiciones, cita la rotación de los productos de mayor demanda para que no siempre lleguen a los mismos establecimientos. Junto a ello, habla de las más de 150 ventas de módulos en centros de trabajo, así como de las más de cien veces que llevaron mercancías a zonas de difícil acceso.

Tampoco olvida las gestiones para acortar tiempos entre la recepción de los productos y su salida al mercado. Aun así, reconoce que “la demanda aumenta y la insatisfacción es grande”.

Muchas veces la necesaria rotación de los productos crea incertidumbres en las colas. Caricatura: Martirena.

Un pensamiento similar tiene Digna Morales, Directora del Grupo Empresarial del Comercio (GEC) en Villa Clara, y una mujer acostumbrada durante años a lidiar con el mercado. Aunque desde hace meses al territorio casi no llegan productos liberados, ella enfatiza en el empleo de las bodegas para distribuir trimestralmente insumos de primera necesidad como la pasta dental, los jabones o la lejía.

“Casi todo llega contra la cantidad de personas en los núcleos y su comercialización ocurre a través de la libreta de abastecimientos, así que si alguien revende algo significa que no lo utilizó o lo desvió de algún almacén”, comenta.

Para realizar este reportaje Cubadebate también buscó las experiencias de la Cadena de Tiendas Caribe, el tercer actor fundamental del comercio minorista cubano en tiempos de COVID-19. Sin embargo, luego de 15 días desde la solicitud de la entrevista y más de diez llamadas telefónicas para obtener una respuesta, la división Villa Clara prefirió el silencio.

No obstante, la intervención en la Mesa Redonda del 27 de marzo último de Yamilet Álvarez Tejo, su Jefa Comercial a nivel de país, ofrece algunas luces sobre cómo enfrentaron la pandemia. Sus palabras confirmaron una verdad fundamental: la situación de escasez no surgió con el nuevo virus, solo se agudizó con él.

En el programa televisivo comentó sobre las regulaciones a 54 productos para optimizar los inventarios, mientras recordó el papel de cada administración para controlar otros en dependencia de la demanda y la cantidad. “Tratamos de mantener regularidad en la distribución y una mayor equidad —dijo—, pero aun con decisiones organizativas para minimizarlas, las colas no van a desaparecer”. El tiempo le dio la razón.

Por su parte, en la Mesa Redonda del 14 de mayo la Directora General de esa cadena de tiendas, Ana María Ortega Tamayo, enfatizó en la prioridad que tiene este asunto. Informó que durante la COVID-19 el Gobierno les garantizó liquidez para adquirir un grupo de alimentos básicos, productos de aseo e higiene y la canastilla. “Aunque no logramos satisfacer la demanda ni la estabilidad, existe un crecimiento de las ventas”, apuntó.

Tanto el Gerente Comercial de CIMEX como la directora del GEC en Villa Clara coinciden en un panorama similar y aseguran que en el último trimestre algunos abastecimientos también superaron las entregas habituales. En cambio, explican que esa situación no compensó la demanda, sobre todo porque continúan reducidas o cerradas otras opciones, como las de la importación personal, que satisfacían una parte de las necesidades.

Con un escenario marcado por el incremento del consumo y una reducción en la cantidad y sobre todo en la variedad de opciones, resultan más estratégicos todavía la planificación, el control y la inventiva. Los dos primeros porque optimizan recursos y evitan las fugas. La innovación, porque rompe viejos esquemas en las estrategias de comercialización y las adapta a una nueva y excepcional circunstancia. En todas faltan muchos senderos por explorar.

Controlar el descontrol

La APK Porter@ aun no se usa en todos los lugares.

¿Qué hacer para que más personas accedan a los productos? ¿Cómo evitar que coleros y revendedores se conviertan en un gran peso para un mercado impedido de suplir la demanda? ¿Es posible optimizar la distribución de los recursos disponibles? Para muchos esas y otras preguntas tienen respuestas diversas.

La primera es quizás la más popular: vender todas las mercancías a través de la libreta de abastecimientos. Quienes defienden esa idea basan sus argumentos en dos puntos fundamentales: la equidad y la amplia red de esos establecimientos en toda Cuba. A fin de cuentas, el país tiene más de 12 700 bodegas frente a casi 3500 tiendas Caribe y CIMEX. En otras palabras, existen casi 4 bodegas por cada punto de venta de esas cadenas.

Aun así, en la Mesa Redonda del 27 de marzo de este año el Viceprimer Ministro y Ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil, explicó que “distribuiremos nuestras producciones lo más equitativamente posible, pero no podemos repartir lo que no tenemos en disponibilidad”. En esa misma línea, Digna Morales, directora del GEC en Villa Clara, reafirma que “no se puede normar un producto si no hay para todos”.

En la economía casi ajedrecística del país, planificar las importaciones a largo plazo no resulta sencillo. Tampoco lo es que cientos de familias esperen su momento de comprar y no puedan hacerlo por retrasos en el arribo de mercancías a la Isla. En cambio, muchos se preguntan si aun con esa realidad no sería factible establecer un mecanismo de rotación similar al de los módulos repartidos por las bodegas en el último trimestre.

Otra de las posibles ayudas para solucionar el asunto llega de la mano de la tecnología. Se trata del empleo de la aplicación Porter@, una herramienta digital creada en la Isla para organizar las colas y evitar el acaparamiento. Mediante el escaneo del código QR plasmado en el carnet de identidad, la APK alerta si una persona ya compró en esa cola. A todas luces es un instrumento útil, pero poco utilizado en el país.  

Aunque los tramposos pudieran utilizar varios documentos de identidad y pasar más de una vez como una de las maneras de burlarla, la aplicación sí tiene potencialidades para sumarse a la organización de las compras. No obstante, aun quedan por resolver problemas como el planteado por el Gerente Comercial de CIMEX en Villa Clara, con personal insuficiente en algunas tiendas para destinar un trabajador solo a utilizar la APK.

De igual modo, la herramienta también puede servir a las administraciones para comparar el total de la mercancía vendida en una jornada con el número de clientes atendidos. Y esa posibilidad significa una opción más a la hora de auditar un proceso no exento de corrupción y de vínculos entre dependientes y coleros.

Aunque embarazadas, adultos mayores y discapacitados tienen derecho a comprar, algunos coleros los utilizan para comprar hacerse de mayor cantidad de productos. Foto: Yunier Sifonte.

Así lo reconoció la directora general de Tiendas Caribe, Ana María Ortega Tamayo, en la Mesa Redonda del 14 de mayo. Entonces llamó la atención sobre las manifestaciones de indisciplinas e ilegalidad que todavía persisten.

“Todos los que se han puesto de acuerdo con acaparadores y revendedores han cometido delitos y esto ha tenido una respuesta enérgica. Los revendedores y acaparadores tienen un efecto muy nocivo y cuentan con un grado de complicidad con algunos de nuestros trabajadores”, alertó.

Por su parte, el Gerente Comercial de CIMEX en Villa Clara también reconoce el problema y asegura que “nuestro personal sabe que una indisciplina como reservar mercancía significa la separación de la entidad, porque es una falta grave”. Aun así, no son pocos los que alertan sobre la ocurrencia de hechos de este tipo.

El ejemplo lo pone la tienda La Villa de París, perteneciente a Tiendas Caribe y ubicada en Sagua la Grande. Luego de una llamada a la línea única de la Fiscalía General de la República, se conoció que allí le informaron a las personas la distribución de 500 tickets. Sin embargo, cuando habían comprado 170 clientes anunciaron la terminación de algunos productos. Luego se comprobó que en la caja registradora ya estaba anotado el total de la mercancía.

El uso de contingentes de jóvenes universitarios y de organizaciones de masas contribuye a ordenar las colas. Foto: Francisnet Díaz/Vanguardia.

Mientras tanto, una estrategia no implementada para enfrentar a los acaparadores en las tiendas de alta gama, pudiera estar en la aplicación del mismo sistema de reportes automáticos existente en los servicentros. Ese mecanismo permite identificar las tarjetas repetitivas o con altas descargas, justo como la de un ciudadano que hace un mes utilizó la suya para comprar 19 productos en ocho semanas y luego revenderlos.

Finalmente, un mayor impulso a las tiendas virtuales y una optimización de todos sus procesos y ofertas, también representa un importante espacio por llenar. En un amplio reportaje publicado por Cubadebate sobre el tema, quedó clara la importancia de fortalecer esta nueva opción, porque además de facilitarle la vida a muchos, también permite saltarse tanto las colas como a quienes lucran en ellas.

En todo este asunto una verdad sobresale: las colas y las ilegalidades en ellas son consecuencia del desabastecimiento como problema mayor. Trabajar por resolverlo con eficacia, productividad e inteligencia, es una meta imprescindible. Pero en esa batalla por alcanzarla, también lo es no adoptar posiciones complacientes y justificar lo ilegal y lo antiético bajo el dogma de que “el fin justifica los medios”.

Si algo queda claro es que minimizar la actual situación no depende de una sola entidad ni de voluntades individuales; también que son necesarias posturas más activas de todos los implicados. Como demuestran varios sectores durante el enfrentamiento a la pandemia, casi todo requiere obligatoriamente modos distintos de actuación para vencer los obstáculos impuestos por la enfermedad.

Pensamiento colectivo, aprovechar cada uno de los mecanismos disponibles y la interrelación constante entre ellos para enfrentar a los acaparadores, son asuntos vitales para avanzar. Porque mientras eso llega y de un lado y del otro se intenta poner orden al descontrol, cientos de personas continúan agobiadas en las colas y los coleros no han dejado de hacer el pan.

En video: De colas y coleros

Vea además:

Compraventas online: Los “huecos negros” del comercio en Cuba

Médicos cubanos e italianos y pacientes celebran en Turín tras cien días de arduo combate contra la pandemia

Médicos cubanos celebran con sus pacientes en Turín

Los 38 médicos cubanos que han servido durante más de 100 días en el hospital establecido para la emergencia Covid-19 llegaron en bicicleta desde la OGR al Parque Dora en Turín. Más de 350 personas asistieron al almuerzo de saludo y acción de gracias entre pacientes y personal de salud italiano y cubano.

“Nuestra mayor satisfacción -explica Julio Guerra Izquierdo, jefe de la brigada cubana-, es haber salvado 170 vidas después de 100 días. No importa de dónde venimos: importa que la humanidad estuviera sufriendo, había quienes lo necesitaban y vinimos a ayudar “.

Hoy fue diseñado como un momento simbólico de encuentro: “Invitamos – explica Carlo Picco de la ciudad ASL de Turín – los pacientes se recuperaron gracias a la estructura de OGR, que cimentó la alianza médico-paciente. Luego celebramos la alianza internacional con la brigada cubana que nos ayudó, permitiéndonos también crear protocolos compartidos y una visión común “.

“Somos el tercer mundo y el tercer mundo ha venido a ayudar al primer mundo. Hemos venido a salvar vidas. Debemos recordarlo”. Entonces, Ileana Jiménez, una cantante nacida en Cuba que trabajó como intérprete en el Hospital Covid delle Ogr en Turín durante la emergencia de Coronavirus, intervino hoy en el almuerzo de bienvenida para médicos cubanos, organizado por la agencia para el intercambio cultural y económico con Cuba.
.
Jiménez cantará acompañado en el piano por el maestro Giovanni Casella, quien estuvo hospitalizado durante 50 días en el Ogr. “Aprendí, dice Casella, a no dar todo por sentado. La salud no es algo seguro, también pensé en no lograrlo. Fue una experiencia difícil, me enseñó a dar más importancia a algunas cosas que normalmente no lo hacen”. Hoy estoy aquí para agradecer a quienes me salvaron la vida “.

Honor a los médicos piamonteses y cubanos

“El Consejo Regional de Piamonte otorgará un honor especial, un signo de gratitud, de cercanía, pero también un punto fijo necesario por parte de la Institución, a los trabajadores de salud piamonteses.

Personas que han hecho mucho más que su deber en sentido estricto, también arriesgando sus vidas, a veces perdiéndolos, logrando juntos contener una situación impredecible, que nos golpeó como una avalancha “.

Esto fue anunciado por Stefano Allasia, presidente del consejo regional.

“Un certificado, agrega, que también hemos decidido entregar a la” Brigada Henry Reeve “, a la cual le damos nuestro profundo agradecimiento, que vino de Cuba para ayudar y apoyar a nuestros trabajadores de la salud. Han demostrado un profesionalismo excepcional para garantizar la asistencia diaria. salud y ante la grave crisis epidemiológica que ha afectado a nuestra Región “.

“En nombre del Consejo Regional – dice Allasia – también quiero expresar un profundo agradecimiento a todos los ciudadanos que durante el período de mayor riesgo, continuaron operando, desde farmacéuticos hasta vendedores de productos esenciales, desde aquellos que trabajaron en logística a la policía que siempre ha trabajado, todos los días, en interés de la comunidad .

Embajador Cuba, hoy es la fiesta de la vida.

“Estamos pasando un momento maravilloso juntos, lo que nos trae mucha alegría”. Josè Carlos Rodríguez Ruiz, embajador de Cuba en Italia, habló hoy en Turín durante el evento organizado en el Parque Dora para saludar a los 38 miembros de la delegación médica cubana que se marcha.

“Hoy, agregó, es una fiesta llena de felicidad para toda la vida, por la hermandad que hemos experimentado en estos meses”. Desde el escenario, el embajador agradeció a las instituciones: “Ha tenido lugar un momento histórico entre Cuba e Italia, y agradezco a todos los que lo hicieron posible”, concluye.

“Cuba tiene un sistema de salud público y universal y ha logrado garantizar la ayuda a más de 60 países en el mundo, además de capacitar a otros médicos”, explicó Julio Guerra Izquierdo, jefe de la brigada de médicos cubanos.

Según Sergio Livigni, jefe del hospital establecido en la OGR en Turín, “hemos creado un nuevo modelo internacional multidisciplinario, un método que ha permitido tratar a los pacientes de una manera nueva desde el hospital hasta el hogar. No hubiera sido posible sin la ayuda de todos ustedes “.

(Información y fotos: ANSA Piamonte)

Verdad y posverdad

No podemos cometer el error de pensar que la realidad se construye en la virtualidad.Tenemos que hacer prevalecer el himno de las calles, de los montes y de los surcos, porque el futuro se decide allí  

Autor: Ernesto Estévez Rams | internet@granma.cu

Todo contacto con la inmediatez de la «realidad real» contribuye a que no eche raíz en las conciencias la representación manipulada de la verdad. ilustración: tomada de otromundoesposible.net
Todo contacto con la inmediatez de la «realidad real» contribuye a que no eche raíz en las conciencias la representación manipulada de la verdad. ilustración: tomada de otromundoesposible.net Foto: Internet

Se marcharon siendo niños de la casa, les pusieron al hombro una mochila y dentro de ella, entre otras cosas, cuartilla y lápiz.

Si no me contaron mal, los desayunos eran magros; lo poco compartido por sus anfitriones. En los almuerzos se pasaba con lo que se tenía, que no era mucho.

Llegaban tantas noticias como estaciones de radio se podían sintonizar; entre ellas, varias venían desde «afuera», simulando que lo hacían desde adentro.

Una capacitación y una voluntad sustituían las carencias pedagógicas. Un día avisaron que uno de ellos había muerto, luego otro, y luego otro más. Siguieron enseñando. Otras historias más heroicas fueron contadas sin saber de su veracidad. Me temo que hacerlas hoy, nos haría parecer a Juan Candela, sin la virtud del pico fino.

Eran jóvenes y sostenían con sus cuadernos el comienzo del esfuerzo más colosal que se haya hecho en Cuba por vencer  a la ignorancia. Nadie les hablaba de la rural realidad de la explotación, esa era una experiencia directa, tangible. Se aprendía, mirándole el rostro, cómo vencer al analfabetismo.

Se levantaban de madrugada, antes que el resto del campamento, a preparar el brebaje de desayuno. Si no recuerdo mal, las latas de leche en polvo rusa tenían color aluminio, cierre reponible y lata multipropósito, reusable. Se abrían por decenas vertiéndose en la olla gigante de agua, revolviendo en espera de la ebullición. Luego de hecha, cada cual llegaba con su jarra improvisada o no, donde, desde el cucharón hondo, le servían la porción que le tocaba. Los más vivos esperaban al final, para «cazar» el fondo pegado y semiquemado, con ese sabor tan peculiarmente delicioso. Algunos eran adictos irremediables, y con un poco de azúcar, adoraban el crujir del polvo entre los dientes.

Otros inventos más sofisticados fueron contados sin saber de su veracidad. Me temo que hacerlos hoy, nos haría parecer a Juan Candela, sin la virtud del pico fino.

Eran jóvenes y sostenían con sus brazos el plan citrícola del país, que llegó a ser uno de los mayores exportadores del mundo. Nadie les hablaba del campo, era una experiencia directa, tangible. Se aprendía de dónde salía lo que terminaba en el plato.

Cuando la caña se puso «a tres trozos», pidieron a los médicos cubanos. Luego de los ajustes entre los países y las autoridades sanitarias internacionales, ellos partieron al corazón de la epidemia del ébola. Si no leí mal, a pesar del calor brutal tenían que usar un traje de cosmonauta y, aun así, uno se contaminó de la letal enfermedad. Allí vieron a los pobres del mundo, las pretendidas cloacas de la tierra donde no hay apariencia televisiva que logra adornarla para hacerla pasable y, por eso, no aparecen en ningún medio y solo como anécdota en las redes sociales. Allí el hambre muerde más que el ébola, y es un sueño inalcanzable para muchos disfrutar al menos de alguna leche enlatada. Otros horrores fueron contados sin saber de su veracidad. Me temo que hacerlos hoy, nos haría parecer a Juan Candela, sin la virtud del pico fino.

Eran médicos y sostenían con sus brazos el esfuerzo por controlar una de las enfermedades más letales del planeta. Nadie les habló de la pobreza, esa era una experiencia directa, tangible. Se aprendía viendo las consecuencias de los hedores del planeta.

Todo contacto con la inmediatez de la «realidad real» contribuye a que no eche raíz en las conciencias la representación manipulada de la verdad. Cuando pretendemos que la realidad se sustituya por su representación, perdemos la noción de lo que importa. Si le haces el juego, terminas de rehén de las dinámicas artificiales que te imponen, de las urgencias que te fabrican.

No podemos cometer el error de pensar que la realidad se construye en la virtualidad, pensar que en ella se cierran todos los escenarios, sin percatarnos de que la escenografía es necesariamente un montaje. Tenemos que hacer prevalecer el himno de las calles, de los montes y de los surcos, porque el futuro se decide allí.

Aquí estamos para salvar a la Revolución, no para hacer como si la estuviéramos salvando.

La dignidad de una familia cubana frente a la mentira y la manipulación

Por: Cleo Arioza/ Tribuna de La Habana

Las plataformas mediáticas digitales que articulan la política anticubana, en el ciberespacio, han pretendido utilizar el lamentable suceso donde perdió la vida, el pasado 24 de junio, el ciudadano Hansel Ernesto Hernández Galeano quien agredió a un policía, quien en defensa propia y con su arma de reglamento le causó la muerte, como último recurso después de haber sufrido lesiones provocadas por las piedras que lanzara Hansel, en su entrepierna, el lateral del torso, una tercera que le disloca el hombro y lo lanza al piso, lugar desde el cual efectuó el disparo.

Caridad Regla Jiménez Zuaznabar, madrastra de Hansel Foto: Cleo Arioza

Hansel había sido sorprendió infraganti por una patrulla, en el municipio de Guanabacoa, después de haber robado piezas y accesorios de un paradero de ómnibus y provocó una persecución a lo largo de casi dos kilómetros por un terreno irregular, cuando los agentes trataron de identificarlo.

En entrevista concedida a Tribuna de La Habana, Yanet Galeano Patiño, madre de Hansel, manifestó su desacuerdo con los intentos de elementos inescrupulosos que utilizaron el nombre de su hijo y manipularon las causas de su fallecimiento, alentados por la feroz campaña mediática que desatan contra Cuba los medios de prensa al servicio del actual gobierno de los Estados Unidos para desacreditar a la Revolución.  Galeano Patiño, aseguró sentirse identificada con la Revolución y expresó su confianza en el Gobierno y sus órganos de justicia, por lo que está segura de la transparencia del proceso judicial –que procede- y como siempre ha sido dentro de la Revolución cubana. 

De igual manera se pronunció Caridad Regla Jiménez Zuaznabar, madrasta de Hansel, al expresar su inconformidad con personas y organizaciones inescrupulosas para crear campañas en contra de Cuba y atacar la gestión del Gobierno. Aseguró, de conjunto con su familia, mantener su posición a favor del proceso revolucionario, así como su confianza en que todo se desarrollará acorde a lo previsto en la Ley. Significó que la familia nunca dio su consentimiento para que utilizaran su tragedia en las redes sociales, menos aún, el tratamiento distorsionado que se le ha dado por estos elementos a los cuales denuncia en sus declaraciones.

Yanet Galeano Patiño, madre de Hansel Foto: Cleo Arioza

La sucia campaña desatada desde las plataformas al servicio del gobierno de los Estados Unidos, tiene como objetivo supremo crear estados de irritación y rechazo a la Policía Nacional Revolucionaria, e incitar a la desobediencia que propicie enfrentamientos con los agentes del orden público y provoque incidentes de esta naturaleza. Los enemigos de la Revolución y el pueblo cubano, tratan de subvertir para crear el escenario al que aspiran al manipular los sentimientos de los familiares del fallecido y generar un estado desfavorable de opinión pública, con los mensajes tergiversadores respecto al lamentable hecho que fue dado a conocer, de inmediato, con una nota de prensa, a través de la cual el Ministerio del Interior lamentaba el fallecimiento de esta persona, en la circunstancias, antes descritas, en medio de intensas jornadas de nuestros combatientes junto al pueblo en defensa de la vida, la tranquilidad ciudadana y el orden interior.

La digna actitud asumida por los familiares más allegados a Hansel Ernesto muestra el rechazo del pueblo cubano a dejar que su dolor sea utilizado para espurios fines políticos contra Cuba.

Tres nuevas resoluciones que simplifican trámites jurídicos

Por: Yudy Castro Morales/ Granma Digital

tramites
Foto: Pedro

Simplificar gestiones, acortar plazos y descargar de burocracia innecesaria determinados trámites jurídicos, aun cuando haya que seguir profundizando en este tema, ha sido una premisa de trabajo del Ministerio de Justicia en los últimos tiempos.

Ni siquiera la COVID-19, que detuvo a todos y obligó a modificar o posponer procesos, hizo mella en el propósito de agilizar gestiones, y durante el enfrentamiento a la pandemia han visto la luz tres Resoluciones que, en pocas palabras, les ahorran «papeleo y peloteo» a las personas.  Eso, claro está, si se aplican bien, asunto convertido en hándicap de no pocas disposiciones.

  • Resolución 218 del 30 de marzo de 2020: Simplificó el contenido de las certificaciones de capacidad legal para la formalización de matrimonios en el exterior y eliminó el plazo de vigencia de 180 días. Gaceta Oficial No. 33 Ordinaria, del 15 de mayo de 2020.
  • Resolución 315 del 5 de junio de 2020: Suspendió el término para la inscripción de las viviendas en el Registro de la Propiedad hasta que se reanuden los servicios y estableció, entre otros asuntos, la prórroga de la vigencia, de 180 días a un año, de las certificaciones positivas emitidas en  2020 de actos de última voluntad, de declaratoria de herederos y de soltería. Gaceta Oficial No. 31 Extraordinaria, del 9 de junio de 2020.
  • Resolución 325 del 12 de junio de 2020: limita a los asuntos estrictamente necesarios la entrega de certificaciones por los Registros del Estado Civil. Gaceta Oficial No. 38 Ordinaria, del 15 de junio de 2020.

SIMPLIFICACIÓN DE TRÁMITES, LO HECHO

Los cambios en la certificación de capacidad legal de los cubanos residentes en el territorio nacional para formalizar matrimonio en el exterior con una persona extranjera, se ajustan al proceso de perfeccionamiento de la actividad del Registro del Estado Civil y pretenden elevar la calidad de estos servicios.

Específicamente, la Resolución 218 del 30 de marzo de 2020 modificó el artículo 121 de la Resolución 249 de 2015, de la Ministra de Justicia, Reglamento de la Ley del Registro del Estado Civil.

En virtud de las adecuaciones, la solicitud de la certificación en cuestión se presenta, directamente por el interesado o por su representante voluntario, ante:

  • El funcionario consular o diplomático cubano en el exterior que la remite, por conducto de la Dirección correspondiente del Ministerio de Relaciones Exteriores, al Registro Especial del Estado Civil del Ministerio de Justicia.
  • El registrador del Estado Civil, donde obre su nacimiento o en el que corresponda a su domicilio.

De acuerdo con lo dispuesto, «el registrador que reciba la solicitud comprueba, de oficio, los datos relativos a la identidad y al estado conyugal de la persona interesada en obtener la certificación, y exige solo la presentación adicional para su calificación, según corresponda, del certificado médico de la mujer cuyo matrimonio anterior se hubiere extinguido y pretenda formalizar otro dentro de los 300 días posteriores a dicha extinción, o la autorización para formalizar matrimonio si es menor de edad».

Asimismo, cuando la persona interesada esté inscrita en la oficina registral donde hace la solicitud, la certificación se expide al momento y, en un plazo de 48 horas a partir de la solicitud, cuando la realiza en otra dependencia.

SUSPENSIÓN DE TÉRMINOS Y PRÓRROGAS

En aras de no provocar afectaciones y trámites adicionales a las personas, ante el azote de la COVID-19, la Resolución 315 del 5 de junio de 2020 dispuso, desde el 11 de marzo de 2020, la suspensión de los términos para la inscripción de actos, documentos y derechos en los registros públicos del Sistema del Ministerio de Justicia, los que se reanudan cuando comiencen estos servicios.

La norma determinó, además, la prórroga de la vigencia de las certificaciones de actos de última voluntad, de declaratoria de herederos y de soltería, que se expidan durante el año 2020, para que surtan efecto dentro del término de un año contado a partir de su expedición.

Y en cuanto a las certificaciones de antecedentes penales, mantienen la vigencia establecida de 180 días, solo que esta quedó interrumpida desde el 11 de marzo de 2020 y comienza a decursar con el reinicio del servicio.

Recordemos que, según informó el titular de Justicia, Oscar Manuel Silvera Martínez, en el programa Mesa Redonda, desde la primera fase de la recuperación debía reanudarse, de manera gradual, la expedición de certificaciones de antecedentes penales.

PRIORIDAD PARA EL CARNÉ DE  IDENTIDAD

Desde hace cinco años, el Reglamento de la Ley del Registro del Estado Civil dispuso la obligación de todos los funcionarios y empleados públicos de obtener, a través del documento de identidad, la información de los nombres y apellidos, fecha de nacimiento, nombres de los padres, tomo, folio y registro del estado civil, cuando se requiera para la realización de servicios, trámites o emitir autorizaciones.

Sin embargo, por aquello de que contar con una norma no garantiza per se su cumplimiento, se ha mantenido «la reiterada y negativa práctica» de solicitar certificaciones de nacimiento y defunción expedidas por los registros del estado civil, solo para aportar datos que se encuentran en el carné de identidad, lo que, por un lado, recarga a las oficinas registrales y, por otro, provoca gestiones innecesarias y, con razón, inconformidad y molestias a los ciudadanos. 

A definir, con mayor precisión, los casos en que pueden expedirse exclusivamente las certificaciones relativas al Estado Civil, se orienta la Resolución 325 del 12 de junio de 2020, en aras de garantizar una mayor utilización del carné de identidad por las autoridades administrativas, en el momento de realizar determinados trámites.

Modificativa también de la Resolución 249 de 2015, de la Ministra de Justicia, en particular el artículo 141, la nueva disposición establece que los registradores expiden certificaciones a las personas naturales en los casos siguientes:

  • Para surtir efecto fuera del territorio nacional.
  • Acreditar el estado civil en procesos judiciales o administrativos ante los Tribunales de Justicia, la Fiscalía, los órganos competentes del Ministerio del Interior, el Ministerio de la Agricultura, las direcciones de Vivienda, así como de Trabajo, Asistencia y Seguridad Social.
  • En procesos ante las notarías solo cuando no coincida su sede con la del Registro del Estado Civil.
  • En procesos sucesorios de declaratoria de herederos y de transmisiones por herencia testada.

De manera excepcional, ajustado a la letra de la norma, el Ministro de Justicia autoriza la expedición de certificaciones de nacimiento y defunción para trámites administrativos.

Además, se explicita la responsabilidad de los registradores principales y registradores con la orientación, de forma directa y personalizada, de cada solicitante sobre lo dispuesto en dicha normativa.

Y, a diferencia de las Resoluciones 218 y 315, esta última entra en vigor a partir del 1ro. de septiembre de 2020, lo que permite a todas las instituciones adecuar sus procedimientos.

Servicios notariales que inician

En la primera fase:

  • Testamentos o su revocación.
  • Poderes Especiales, generales y su revocación.
  • Formalización de matrimonios.
  • Escrituras de autorización en todas sus modalidades.
  • Actas de declaración jurada.
  • Autenticación de firmas.
  • Habilitación de libros.
  • Cotejos de documentos.
  • Expedición de copias.

En la segunda fase:

  • Procesos sucesorios de declaratoria de herederos.
  • Divorcios.
  • Adjudicación de bienes por herencia.
  • Compraventa y donaciones de viviendas y vehículos.
  • Descripción de obra.
  • Actas de notoriedad y de subsanación de errores u omisiones de poca complejidad.

Algunos trámites del Registro del Estado Civil durante la primera y segunda fases:

  • Mantener la inscripción de nacimientos y defunciones e incorporar la inscripción de matrimonios.
  • Formalización de matrimonios y expedición de las certificaciones.
  • Expedición de certificaciones para fines sucesorios y otros procesos dentro del territorio nacional.
  • Reconocimiento de hijos.
  • Solicitudes de búsquedas.

El canto de la gusanera a los “nuevos revolucionarios”: te pareces tanto a mí, que no puedes engañarmeee

Por: Marco Velázquez Cristo/ Tomado de Cubasí

Las ambigüedades y puntos de contactos con la gusanera tienen sus consecuencias, y los “nuevos revolucionarios” las están experimentando. Ahora ella los ve como parte suya y les exige como  tales.

Antes, a los que les censurábamos sus conductas nocivas, nos tildaban de extremistas, dogmáticos, y un largo etc., pues decían que, los confundíamos o tildábamos de contrarrevolucionarios injustamente, pero, ¿y a estos “confundidos”, qué les van a decir?

Son muchos los puntos de contactos entre ambas “formaciones”, que resultan ser un mismo “ejercito”, con diferente uniforme que, pugna por cambiar el orden político, social y económico del país.

De conjunto, minimizan los efectos del bloqueo, achacan los problemas que  ocasiona a supuestos errores del gobierno, defienden a connotados contrarrevolucionarios que, se involucran en acciones provocativas, comparten escenarios en campañas contra la institucionalidad del Estado cubano ante determinados acontecimientos, y otros innumerables abrazos mediáticos, entonces:

¿Son o no, hermanos de causa?, ¿tiene o no, la lacra que desea destruir la Revolución, suficientes argumentos para verlos como parte de ella?

 La respuesta evidente es la misma para ambas interrogantes, SÍ.

Ahora los que enamoraron e ilusionaron con sus coincidencias, se niegan a aceptar su aparente “rechazo” y cual damiselas despechadas les comienzan a lanzar ofensas y cuestionamientos sin control. No entienden que, después de publicarlos, perdonarles sus “pecados” revolucionarios, halagarlos y entenderlos, ahora se les viren con fichas y no quieran retribuirles esos favores.

Si aceptaran públicamente el amorío con la fauna contrarrevolucionaria, estarían asumiendo ser parte de ella.

Eso no le conviene a  su imagen de “nuevos revolucionarios”, con la cual pretenden encubrir sus verdaderas ideas y posiciones políticas que, no concuerdan con las que durante muchos años hemos defendido. Por eso el desmarque. 

Por otra parte, esto que les está pasando, echa por tierra las acusaciones  de contrarrevolucionarios, con las cuales de conjunto con el resto de los epítetos injuriosos que les han dedicado,  a los que los combaten en las redes, entre los que me incluyo, han pretendido descalificarnos y aislarnos, porque no es en nosotros en los que esos apátridas ven a sus semejantes.

No puede ser de otra manera, jamás hemos practicado el equilibrismo político, ni hemos sido ambiguos, ni intentado justificarlos ni coincidido en nada con ellos.

La contrarrevolución no ve, ni puede ver, en la conducta de los que verdaderamente defendemos la Revolución nada que favorezca sus intereses, o que coincida con estos.

Luego entonces es imposible que se hagan la peregrina idea de que pudiéramos estar en el mismo bando. Todo lo que defendemos es totalmente contrario a lo que ellos desean para Cuba.

En este escenario resulta evidente que, con los “nuevos revolucionarios” no ocurre lo mismo, de ahí la “confusión”. Por eso ahora tienen que soportar y aceptar que la contrarrevolución les cante, “te pareces tanto a mí, que no puedes engañarmeee».

#ÚLTIMAHORA: Agustín País sigue traicionando a sus hermanos

Por: Scarlett Lee

El pasado 30 de junio, mientras el heroico pueblo de #SantiagodeCuba rindía homenaje a Josué País, Salvador Pascual y Floro Vistel, jóvenes del Movimiento 26 de Julio asesinados vilmente por la dictadura de Fulgencio Batista hace 63 años, los mercenarios cubanos se anotaban otro rotundo fracaso.Desde EE.UU, Agustín País miembro de la organización terrorista “30 de noviembre” y hermano de Frank y Josué País, traicionaba nuevamente a su familia.

El terrorista Agustín País junto a Maritza Lugo fue uno de los principales organizadores del show que pretendían hacer frente al cine Yara los lamebotas del imperio yanqui en la mencionada fecha. “Protesta” que demostró que los cubanos no nos dejamos manipular, no cedemos ante calumnias y seguiremos defendiendo nuestro proyecto social.Agustín no respeta la memoria de quienes sí perdieron su vida en la lucha contra una dictadura y desde EE.UU está promoviendo acciones violentas y alentando a un supuesto levantamiento social, el cual solo será posible en los artículos baratos que escribe la prensa in-dependiente de USA, porque los que sí tenemos presente el legado de los hermanos País no permitiremos jamás ver a nuestra Patria sometida.

Crisis sistémica, pandemia y resiliencia: prospectiva e ¿ingenuidad?

Por: Jorge Casals Llano/ Granma Digital

Lamentablemente, habitamos un mundo que pone en duda la globalización, pero no el hiperconsumismo en su parte «rica» y el subconsumo en su parte «pobre».
Lamentablemente, habitamos un mundo que pone en duda la globalización, pero no el hiperconsumismo en su parte «rica» y el subconsumo en su parte «pobre». Foto: Martirena

No existen diferencias esenciales en la visualización del mundo en que vivimos entre los que nos dedicamos hoy al prospectivismo, es decir, entre los que a partir del estudio de las macrotendencias y tendencias principales percibidas y manifiestas tratamos de anticipar, de prever, para crear futuro. Coincidimos todos, o casi todos, en que el futuro nos depara otro mundo, muy diferente al que hemos conocido hasta ahora y que el que se nos viene se caracteriza, desde ya,  por la incertidumbre y la aporía, tanta, que nos deja sin certeza de si será mejor o peor,  por muy difícil que resulte a la mayoría de la humanidad concebir uno peor al que ha vivido.

Por supuesto, no todo son coincidencias por paradójicas que ellas resulten, y terminan cuando de determinar las causas de la crisis actual y aun de su evolución se trata. De cómo se concibe el carácter necesario (o no) de estas leyes (tendencias)  depende  –y a la vez condiciona– su  interpretación,  su conceptualización y, consiguientemente, la capacidad de diseñar el futuro y hasta la posibilidad de crearlo.

¿Y cuál es el presente y el futuro que prevemos todos, o casi todos, para el muy  corto plazo en un mundo que ya desde antes del inicio de la pandemia se estremecía por las exigencias de los pueblos para el cambio del «orden» establecido?

Un mundo:

  • sumido en el caos por el fracaso a escala global del capitalismo egoísta y  depredador (que todavía se sigue identificando con el neoliberalismo) y de una mayoría de estados funcionales a ese capitalismo y, por tanto, incapaz de enfrentar la crisis que desde 2018-19 se anunciaba, y una pandemia que la ciencia ya desde mucho antes preveía.
  • en el que el cambio climático producido por el calentamiento global transforma aceleradamente nuestro hábitat sin que los responsables de evitarlo encuentren cómo revertirlo.
  • en el que es imposible determinar cuánto durará la actual crisis cíclica, ni la forma que tendrá la recuperación, si en forma de v, en forma de u, o en forma de w.
  • en el que coincide una crisis de oferta, consecuencia de la paralización de la producción, con una crisis de demanda, consecuencia de esa misma paralización, que genera desempleo.
  • en el que para evitar disturbios (y generar demanda) los estados nacionales inyectan dinero a la circulación, lo que solo se puede hacer aumentando la deuda soberana que enturbia el papel de las finanzas y hace imposible gestionar la multibillonaria deuda que se sigue incrementando sin que nadie sepa con qué se pagará, cómo se pagará, ni cuándo ni quiénes la pagarán.
  • en el que no hay siquiera consenso respecto al efecto de las referidas inyecciones de dinero sobre la circulación monetaria.
  • en el que nadie puede calcular cómo y cuándo pagarán sus deudas, incluidas las comerciales y las incrementadas por la crisis, los países («pobres», «subdesarrollados», «menos adelantados») que las contraen en monedas que no son las que emiten.
  • en el que se siguen manteniendo irracionales gastos militares y al propio tiempo, se pretende relocalizar la industria, reindustrializar, alcanzar la soberanía farmacéutica, sanitaria, alimentaria… y construir muros.
  • que pone en duda la globalización, pero no el hiperconsumismo en su parte «rica» y el subconsumo en su parte «pobre».
  • en el que no se puede calcular con precisión la magnitud del desempleo, que a escala global la crisis ya ha provocado y seguirá provocando.
  • en el que tampoco se puede calcular cuánto empleo precario generará la crisis, cómo esto incidirá sobre el desarrollo de «la internet de las cosas» y cómo sobre la robotización.
  • en el que siguen «funcionando» inoperantes instituciones como el fmi, el bm, la omc y aun grupos como el g7 y el g20.
  • en el que sigue existiendo, gracias a (o a pesar de) la crisis, la insolidaridad de los milmillonarios (¿el 1 %, el 0,1 %, el 0,01 %…?) que siguen aumentando sus fortunas en cientos de miles de millones cada mes.
  • en el que las «hambrunas» se hacen inminentes.
  • en el que el manejo del «big data» y la geolocalización se convierte en amenaza para las libertades del individuo y en general para la democracia.
  • que permite que un país adopte medidas genocidas contra otros, incluso en periodo de pandemia.
  • en el que se hace evidente la pérdida de liderazgo de ee. uu. a la vez que la afirmación del papel de China.
  • en el que se incrementan las tensiones por el liderazgo y la batalla por influencias entre ee. uu. y China-Rusia.

Y también en el que se debate si:

  • los estados nacionales continuarán siendo garantes del funcionamiento del «libre mercado» y continuarán garantizando a ultranza la obtención de las ganancias de los capitalistas…  o serán garantes del bienestar, la salud y la seguridad de todos sus ciudadanos.
  • prevalecerán los populismos de derecha, guiados por los supremacismos y el afán de lucro de los Trump, Netanyahu, Bolsonaro, Orban y Salvini, que promueven el odio y la desconfianza en la ciencia, la medicina, los médicos y hasta hacia la oms, igual que desde antes lo hacían con el calentamiento global y el cambio climático…  o habrá un mundo con más globalización solidaria, consciente de que ningún país será seguro mientras uno no lo sea.
  • seguirá imperando la globalización desmedida, donde alrededor del 50 % de las exportaciones mundiales constituyen simples transacciones para completar las cadenas de producción global… o se instaurará una globalización racional que garantice en países y regiones la producción de bienes esenciales.
  • imperarán el egoísmo y el aislacionismo de unos, los más poderosos… o la solidaridad, el multilateralismo y la vigencia de organizaciones como unas Naciones Unidas reformadas para beneficio de todos y con la conciencia de que los problemas globales (ambientales, sanitarios, terrorismo, seguridad…) solo pueden ser resueltos globalmente, por todos los países.

El referido es el mundo en que nos encontramos, al que, para completar su impacto sobre Cuba, debe añadirse el bloqueo que durante casi 60 años ha causado cientos de miles de millones de dólares de pérdidas materiales e inconmensurables daños espirituales a su pueblo, agravados por el recrudecimiento durante la inmoral y perversa administración Trump.

Llegados aquí, se hace necesaria un breve referencia a una de las «lecciones» que, sorprendiendo a muchos, ha dejado la pandemia: el economista jefe del fmi, Gita Gopinathen, en un reciente informe de perspectivas reconoció que «El paisaje económico se verá alterado (…) con una mayor implicación de los Gobiernos y bancos centrales en la economía»; otros expertos, como Julius Baer, también han hecho referencias a que: «Los gobiernos no tienen alternativa: tienen que intervenir de forma masiva no solo en los mercados, sino en toda la economía real para evitar un desastre similar al de la Gran Depresión de los años 30».

De manera que las medidas que inicialmente fueron denominadas poco ortodoxas, han dominado la doxa y ratificado la episteme de la necesidad de la intervención estatal en la economía (mucho más eficiente cuando es sujeta a plan, planificada), por mucho que moleste a nuestros enemigos y adversarios, estén ellos donde estén.

Lo hasta aquí reseñado hace evidente la legitimidad y necesidad de las medidas adoptadas por nuestro Gobierno, encaminadas no solo a acoplarnos al mundo en cambio, sino que principalmente a aprovechar nuestras fortalezas, entre las que se incluyen, además de la prioridad del Estado y la planificación sobre el mercado, a contrario sensu de la doxa predominante en el entorno empresarial del mundo antes de la pandemia, la de la propiedad social sobre la privada y nuestra capacidad de resiliencia desarrollada en el enfrentamiento al bloqueo.

Como más significativas para quien esto escribe se encuentran:  implementar –todo lo que sea posible y a la mayor brevedad que la realidad permita– lo ya aprobado en los documentos programáticos del Modelo Económico y Social y el Plan de Desarrollo Económico y Social hasta 2030; incrementar nuestras exportaciones, fundamentalmente aquellas con elevado componente tecnológico, incluyendo los servicios; disminuir las importaciones sustituyéndolas dondequiera que sea racionalmente posible (el cálculo de la racionalidad dependerá de la posibilidad  de realizar las modificaciones monetarias y cambiarias previstas), en particular incrementando la producción de alimentos y disminuyendo el gasto de combustibles fósiles; incrementar las producciones locales, en especial para la construcción de viviendas, y emplear los escasos recursos disponibles o negociables allí donde garanticen su más rápido retorno.

Antes de terminar, una breve referencia a la ingenuidad anunciada en el título. Mientras consultaba materiales para este y otros trabajos relacionados, y cuando incluso era ya inminente la actual crisis que ha generado la covid-19 en el mundo, comenzaron a aparecer en las redes «sabios» dedicados a analizar la inminente crisis económica… en Cuba. Primero los consideré ingenuos por su incapacidad para ver lo inminente de la globalidad de la crisis, pero no tardé en desechar la idea de la ingenuidad; era demasiada la coincidencia con el corifeo que desde lejos declaraba la inminente crisis motivada por el «continuismo» en nuestro país y hasta la rara coincidencia con la cartilla de lo que ha sido bautizado como «golpe blando» dirigido por el imperio contra Cuba. Estas reflexiones, entonces, no van dirigidas a ellos, las dirijo a los que «aman y fundan».

La verdad de Cuba desmonta la mentira tarifada

Autor: Juan Diego Nusa Peñalver/ Granma Digital

Los médicos cubanos solo son «esclavos» de su humanismo. foto del autor
Los médicos cubanos solo son «esclavos» de su humanismo. Foto: Juan Diego Nusa Peñalver

Una burda maniobra anticubana fracasó este viernes en el 44 periodo ordinario de sesiones del Consejo de Derechos Humanos (cdh) de la onu, orquestada por un mercenario construido por el Gobierno de Estados Unidos en contubernio con la extrema derecha de Miami.

El diplomático Jairo Rodríguez Hernández, integrante de la Misión Permanente de Cuba en Ginebra, sede de ese órgano de la onu, respondió a los calumniosos comentarios que sobre Cuba expresó Ariel Ruiz Urquiola, quien intentó denigrar la cooperación médica internacional de la Isla y el sistema nacional de Salud.

Con la característica actuación de principios de nuestros diplomáticos, el representante cubano señaló que las acusaciones realizadas por este individuo son falsas, y se basan en argumentos absurdos, con propósitos totalmente ajenos a la defensa de los derechos humanos.

«¿Cuáles son esos propósitos? Habría que preguntárselo a la maquinaria propagandística con sede en Miami, que ha impulsado todo un show en redes sociales y medios digitales basados en informaciones totalmente falsas, en torno a este sujeto», precisó.

Denunció que las acusaciones de este individuo, referidas a su estado de Salud y el de su familia, no solo son absurdas, sino dignas de una mala novela de ficción.

Señaló que el Estado cubano dedica incontables esfuerzos y recursos a la realización del derecho a la salud de todos sus ciudadanos, de manera universal y gratuita, sin distinciones ni discriminación de ninguna índole.

Rechazó categóricamente y denunció cualquier intento de mancillar la ejemplar trayectoria de la cooperación médica internacional cubana y vincularla con el delito de trata de personas.

«Se sabe muy bien de dónde viene el dictado acogido por el acólito del imperio. Cuba

exhibe un desempeño ejemplar en el combate contra la trata de personas y mantiene una política de tolerancia cero ante cualquier modalidad de este flagelo», enfatizó.

Destacó que es lamentable que verdaderas organizaciones y defensores de derechos humanos no cuenten con los recursos y la posibilidad de viajar a Ginebra para participar y contribuir en las labores del cdh, mientras organizaciones como Ingenieros del Mundo, de la cual este sujeto no es miembro, en un abierto tráfico de influencias, se preste a acreditar a personas, cuyos objetivos son totalmente ajenos a la causa de la promoción y protección real de los derechos humanos.

El representante cubano demandó que se hiciera valer el respeto y consideración que merece este órgano, que tiene asuntos más significativos y perentorios de los cuales ocuparse.

Horas antes, cuando este contrarrevolucionario pagado por Washington intentó intervenir, la representación diplomática de Cuba en Ginebra lo obstaculizó con varias mociones de orden, con el apoyo de varios países, entre los cuales figuraron Venezuela, China y Eritrea.

La farsa montada para el show mediático contra la Isla fracasó en toda la línea, pues el mercenario no pudo cumplir su cometido.

¿QUIÉN ES ARIEL RUIZ URQUIOLA?

A este individuo, de biólogo y usufructuario de tierra en Viñales, la maquinaria del Gobierno estadounidense lo convirtió en un supuesto militante ecologista y defensor de los derechos humanos; en un súbdito al servicio de la política hostil contra la Mayor de las Antillas.

Resultó sancionado en la Causa No. 8 de 2018, por el Tribunal Municipal a un año de privación de libertad por el delito de Desacato, previsto en el artículo 144, apartado 1, del  Código Penal vigente, cumpliéndose con todas las garantías del debido proceso, incluidas el derecho a la defensa y la representación letrada, el derecho a un juicio justo e imparcial, la independencia de los jueces, la integración colegiada de los tribunales, y la naturaleza pública y oral del acto del juicio.

El 3 de mayo de 2018, dos agentes del Cuerpo de Guardabosques, al realizar su recorrido habitual por la zona conocida como El Cuajaní, municipio de Viñales, provincia de Pinar del Río, con el objetivo de prevenir la tala indiscriminada de árboles, escucharon el sonido de una motosierra.

Al acercarse, encontraron que el ciudadano Ruiz Urquiola operaba el instrumento y había talado seis palmas reales en perfecto estado.

Como resultado de las investigaciones y las pruebas practicadas en el acto de juicio oral, se demostró fehacientemente que Ruiz Urquiola ofendió, además, a estos dos agentes del Cuerpo de Guardabosques de Cuba en el ejercicio de sus funciones e intentó impedir sus diligencias.

Esta persona recibió la visita en su casa, en enero de este año, de Mara Tekach, encargada de Negocios de ee. uu. en La Habana, tal como la propia representante estadounidense publicó en la cuenta de la red social Twitter de la embajada de ese país en la Isla.

Trascendidos de medios de prensa señalan que la representante oficial de Washington en La Habana, no tuvo recato en aplaudir la comparecencia de este sujeto, quien llegó a inventarse que le fue inoculado el virus del sida; una enfermedad que padece y por la cual le atiende gratuitamente el mismo sistema de Salud del que él difama.

NI MUCHO TIEMPO NI MUCHO ESPACIO: AGUA Y PACIENCIA

Por: María de Jesús Chávez Vilorio/ Tomado del Sierra Maestra

La familia de Jorge Jorge, nuestro entrevistado, cantante profesional y trabajador del Centro Provincial de Higiene, se divide en dos apartamentos de los últimos pisos del 18 Plantas de Martí, en esta ciudad. En esos pequeños espacios, sin acceso a un patio, tienen sembradas alrededor de 10 hortalizas diferentes.

Todo esto ocupa, si acaso, un metro cuadrado de cada balcón. Disponen, en una casa, de remolacha, cilantro, ajo porro, ñame y acelga. En la otra tienen acelga, ajo, ají, tomate, habichuela. Y una vid, recientemente adquirida, que ya enrosca su tallo, buscando un asidero para crecer. Siguen disponiendo de tres cuartos de balcón para lo que deseen y necesiten. ¿Cuál es la técnica para que todo esto ocupe un espacio asombrosamente pequeño? Pomos plásticos y macetas.

“La primera vez que se prepara todo para sembrar se dedica mucho tiempo, una mañana entera, cuatro o cinco horas; luego es solo agua y paciencia”, nos explica Jorge. “Claro está que nada crece de un día para otro, pero vale la pena esperar. Ya hemos recogido tomate, ají, acelga, ñame, un ñame grandísimo que estaba muy bueno. Lo de los pomos plásticos no tiene ninguna ciencia: nada más hay que hacerles la abertura, buscar la tierra, prepararla con abono, y sembrarla. Conseguimos las semillas en el organopónico que es para la población, frente al Tropicana, allí las compramos.

“Hemos ido aprendiendo sobre la marcha. Lo que hace falta es que el sustrato del suelo sea bueno, debe estar muy bien preparado, y debe mantenerse con la humedad necesaria. El abono que usamos también es natural. Se nos ocurrió porque mi hermana nos dio la idea, en internet se ve mucho este tipo de trabajo. Mi mamá tiene 84 años y fue la que empezó con una mata de ají. Vimos que funcionó y seguimos en serio. Toda la familia está comprometida en el proceso, porque hemos visto los resultados.20200624 094855 1

“Mi mamá nació en el campo”, explica el entrevistado, “así que no le es ajena la idea de trabajar la tierra. Siempre es útil tener, aunque sea, una macetica con alguna planta aromática para sazonar la comida. Esas no suelen ocupar espacio. O si uno quiere, tener plantas medicinales, para poder hacerse remedios de medicina natural, que funcionan bien. Ahora disponemos de internet, y quizá un poco de ese tiempo podrían usarse en buscar los ciclos de las cosechas, las técnicas, el sol y el agua que una planta precisa, ideas de cómo ahorrar espacio etc. Todo eso está ahí porque la gente se ha dado cuenta de la importancia de la sostenibilidad. Al final, no se necesita ni tanto tiempo ni tanto espacio. Nosotros somos la prueba de eso”.