Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

1-yQeVshPqE57wPBpN8T4aDAApenas había transcurrido un mes de la “histórica” visita del presidente norteamericano a La Habana y ya estaban desplegados en sus calles, cuatro de los agentes “tipos” del frente cultural de la Guerra de cuarta generación (4GW) hacia Cuba y dirigidos “creativamente” para adelantar aquí “los intereses imperiales”. Y todos, junto a Obama, lidiando por “descongelarla”. Con un concierto los Stones, una filmación los de Fast and Furious VIII, un desfile glamuroso la Chanel y un reality show Kim Kardashian.

Publicitados por las transnacionales de los mass media con idéntica matriz de opinión. Confirmación de lo que desde 1978 ha venido describiendo Noam Chomsky [1] como peculiaridad de los Estados Unidos entre los países capitalistas industrializados: la estrechez del campo en que se confina -ahora en mis términos- su cultura y acción política -tanto en lo interno como fuera de su fronteras-, bajo el dominio predominante de las élites de poder, simbolizados por Wall Street.

Estrategia de la 4GW que se integra al smart power de Obama para Cuba y articula ingenierilmente [2]:

1. La diplomacia popular, conocida como “people to people”, diseñada y puesta en práctica desde 1956 y dirigida en ese entonces hacia la URSS y Europa del Este y que comprende el total de 551 233 viajeros provenientes de los Estados Unidos en el 2015 y los 210 000 (116 000 cubano-americanos y 94 000 norteamericanos) entre enero y abril de este año.[3]

2. Las personalidades mediáticas, de mayor impacto que la de los turistas, por sus performance “faranduleros”, como los mismos Kardashian.

3. Los operativos publicitarios alrededor de la producción “simbólica” de las empresas transnacionales de la industria cultural, del entretenimiento, o la fashion-banalización, comoHollywood o Chanel.

4. La diplomacia cultural que comprende la visita o actuaciones de agrupaciones, artistas, creadores o intelectuales -también de data extensa durante la Guerra Fría-, y ejemplificada recientemente con la comitiva cultural de Obama -enviada precisamente en los días del VIII Congreso del PCC- y del que nos ocuparemos más en detalle.

Según la nota de prensa [4] del Comité Presidencial de Artes y Humanidades (PCAH, por sus siglas en inglés), la Misión Cultural del Gobierno Estadounidense- presidida por los Copresidentes del PCAHGeorge Stevens (Jr.) y Margo Lion; la Presidenta de la Fundación Nacional de las Artes (NEA), Jane Chu; el Presidente de la Fundación Nacional de las Humanidades (NEH), William D. Adams; y el Secretario del Instituto Smithsonian, David Skorton-; utilizaría como punto de partida “la reciente visita del Presidente Obama, y el progreso realizado hacia la normalización de relaciones entre ambas naciones, con el propósito de avanzar hacia una cooperación más profunda alrededor de nuestros patrimonios culturales comunes, y de identificar oportunidades más grandes de colaboración artística y cultural, de pueblo a pueblo.”

Para decirlo claro, con la luz del Che Guevara, la continuidad -con otros agentes- de los reales propósitos, detrás del discurso “de cambio” y la “extensión de la mano de amistad al pueblo cubano” del Dr. Obama.

Quien paga manda  

El Comité Presidencial para las Artes y las Humanidades, bajo la dirección de la primera dama Michelle Obama, es el Comité asesor en materia cultural del Presidente y tiene como función, de acuerdo con su sitio web oficial, “reunir agencias federales, organizaciones civiles, corporaciones, fundaciones e individuos para fortalecer la inversión nacional en la vida cultural”.

Es público que -al no existir en el gobierno de Estados Unidos ningún ministerio de cultura central que establezca la política nacional de las artes-, es a través, de las dos fundaciones nacionales -laFundación Nacional de las Artes (NEA) y la Fundación Nacional de las Humanidades (NEH) que se proveen apoyo en forma de donaciones a artistas y estudiosos individuales y a instituciones de las artes y las humanidades en ese inmenso país.

Por tanto, como reconoció en su momento el anterior presidente de la NEA, Dana Gioia: “Aunque somos los mayores financiadores de las artes en Estados Unidos, el presupuesto de la NEA representa menos del 1 por ciento del gasto filantrópico norteamericano en las artes. De modo que el gobierno federal nunca podría “comprar” un cierto tipo de cultura.”[5] Ante lo cuál podemos preguntarnos: ¿y quiénes sí?, ¿a quiénes les interesaría financiar y para qué las iniciativas culturales en Cuba o la propia vista de la comitiva?

Ya en el mencionado texto del 14 de abril para anunciar la visita, en el párrafo donde se agradece por el “apoyo generoso” -es decir el apoyo logístico y financiero- “para realizar la visita de la delegación a Cuba, hay luces”. Entre los contribuyentes -además de las empresas Airbnb, American Airlines, The Betsy-South Beach, Inktel Holding Corp., y Libra Capital, con presuntos intereses económico en la Mayor de las Antillas-, se menciona nada más y nada menos que a la Ford Fundation, entidad con un vínculo histórico con la llamada “promoción democrática” y otros hechos subversivos contra los gobiernos y movimientos sociales que ponen en peligro la consecución de los intereses imperiales.

Como demostró la británica Frances Stonor Saunders en su libro La CIA y la guerra fría cultural, la Agencia Central de Inteligencia (CIA) considera a fundaciones como Ford “la mejor y más plausible forma de cobertura para financiamientos”. [6] Petras, por su parte, señala que “la conexión entre la Fundación Ford y la CIA fue un esfuerzo conjunto, deliberado y consciente, por fortalecer la hegemonía cultural imperial de EE.UU. y debilitar la influencia política y cultural de la izquierda” [7].

Vínculo histórico iniciado en los años cincuenta, cuando la CIA– al decir de Michael P. Rogin “cumplía las funciones que luego desempeñaría la National Endomnets of Art” [8] y durante los cuales muchos artistas e intelectuales, como Duke Ellington, Louis Amstrong, Miles Davis, Benny Goodman y otros gigantes del jazz, fueron alineados y utilizados por el departamento de Estado norteamericano como embajadores culturales con fines políticos.

Así lo reconoció en entrevista concedida a Dana Gioia, el afamado pianista y compositor estadounidense Dave Brubeck, quien integró por varios años el Programa de Diplomacia del Jazz y que además confesó que eran enviados a los sitios donde había más problemas y que el mismísimo Dulles, director de la CIA, le escribió a la Universidad de Texas, donde trabajaba entonces, para explicarle las razón de su estancia prolongada fuera de país y reconocerle por su buen trabajo. [9]

Y prosiguiendo la ruta de los “agradecimientos”, hallamos en el ya citado documento en la web del PCAH que “El Centro para Democracia en las Américas (CDA) trabajó junto con el Comité Presidencial de Artes y Humanidades, en el desarrollo y organización del itinerario de la misión.” Pero, ¿cuál es el pedigrí de esta organización y con quiénes se relaciona?

Aunque se declare en su web [10] que el CDA es “una institución independiente sin fines de lucro que promueve una política basada en la reciprocidad y el reconocimiento de la soberanía de Cuba”, lo real es que su verdadero propósito- y lo que asegura su financiamiento-, es que desde su fundación en 2006, ha “mantenido la posición que la normalización de relaciones entre los EE.UU. y Cuba promueve los intereses nacionales de los EE.UU.” y “ofrece una oportunidad para los cubanos de escribir el siguiente capítulo en el futuro de su propio país” Capitulo que no es otro que el capitalismo liberal “a lo Macri”, la meta y el interés de Wall Street y de su enviado a La Habana, el Dr. Barack Obama.

Por ello, “Cuba es el centro focal” de su trabajo -también confirma su web- “porque una relación constructiva entre los EE.UU. y Cuba tendrá un impacto beneficial y duradero para ambos países y enviará un mensaje a Latinoamérica que los EE.UU. están dispuestos a involucrarse de una manera positiva en la región, sus problemas, y sus gentes.” Y para añadir señales, los otros focos de atención del CDA en la región- declarado por ellos mismos-, son Venezuela, Ecuador, Nicaragua y Honduras.

Como otro ejemplo de esa “ingeniería del consenso mundial”, o de la telaraña imperial como la nombra Eva Gollinger, tenemos el hecho de que entre los que públicamente financian los proyectos delCDA se encuentran dos de los más “rápidos y furiosos” caballos de Troya de la guerra cultural imperial, la ya mencionada Ford Foundation y la Open Society Foundations.

La Open Society Foundations, formalmente el Open Society Institute (OSI), es un tanque pensante establecido por el especulador George Soros en 1993, para promover “sociedades abiertas”, para luchar- en otras palabras- contra los gobiernos que no aceptan los dominios del mercado. Tiene una red de afiliados en el mundo y un intercambio permanente con las demás fundaciones de Soros. Financia regularmente otras ONGs, supuestos medios de comunicación independientes o tanques pensantes con reconocida trayectoria subversiva como Reporteros sin Fronteras, Human Rights Watch y el Arbert Einstein Institute, de Gene Sharp y Peter Acckerman, diseñadores de Golpes Suaves y promotores de las llamadas revoluciones de colores. [11]

La Asociación Encuentro de la Cultura Cubana, que edita la revista trimestral Encuentro de la Cultura Cubana y la publicación del portal digital Cubaencuentro.com, de evidente proyección contrarrevolucionaria también recibe -o ha recibido- fondos de estas dos fundaciones norteamericanas, y de la National Endowment for Democracy. [12]

Quien manda premia

No debiera extrañar que el mencionado músico Dave Brubeck fuera reconocido por la NEA con la Medalla Nacional de la Artes y como NEA Jazz Master y que el primer jazzista cubanoamericano en recibir tales “reconocimientos”, fuese precisamente el saxofonista y clarinetista Paquito D’Rivera, músico de posiciones ultraderechistas, defensor del bloqueo a Cuba y en contra del restablecimiento de las relaciones entre ambas naciones y que en una carta reciente al Presidente del imperio, hiciera público su anexionismo reclamando otro “premio” por sus “años en contra de la dictadura que oprime a Cuba” y “el apoyo al respeto de los derechos humanos y los valores democráticos” que según él, defendió Obama en La Habana. [13].

O que en el 2011 le fuese entregada, por el mismísimo Obama, la Medalla Nacional de Humanidades que propone el NEH al profesor de la Universidad de Yale Roberto González Echevarría; el que -como fundamentó en su momento el también profesor Luis Martín-Cabrera [14]- fue premiado por:

1. “su anti-comunismo y anti-castrismo feroz”, ejemplificados en su ataque visceral “contra la crítica literaria marxista latinoamericana y sus múltiples derivaciones” y su editorial para CNN del 2009, en el que “invitaba al gobierno cubano a emular las medidas tomadas por Obama, relajar las condiciones de viaje, liberar a los presos políticos que se pudren en las cárceles cubanas y a terminar con el régimen de aparheid que no permite la entrada de personas de color en los hoteles para turistas.”

2. “sus lúbricas relaciones” con el poder institucional y político en Estados Unidos y

3. venir bien de cerca, pues la profesora Rolena Adorno, una sus colegas en el Departamento de Yale, era miembro en aquel entonces del Nacional Council for the Humanities, organismo de dirección de la NEH.

Señala además Martín-Cabrera en su artículo que la universidad de Yale pertenece al prestigioso grupo de universidades de la Ivy League y es uno de los centros de reclutamiento favoritos de los servicios de inteligencia de los Estados Unidos, especialmente la CIA y que “Emir Rodríguez Monegal, uno de los fundadores del Departamento de Español y Portugués en Yale, y además uno de los mentores de González Echevarría en su etapa de doctorando, fue director de la revista Mundo Nuevo; revista financiada por la CIA a través de la Fundación Ford, para contrarrestar el creciente prestigio e influencia de Casa de las Américas, institución cultural cubana dirigida por el destacado y revolucionario intelectual Roberto Fernandez Retamar a quien el “premiado por Obama”, casi siempre se refería como “Rata-mar” en sus conferencias.

Y prosiguiendo la pista de los premios y de los lazos ideológicos de estas fundaciones y del Instituto Smithsonian, añadimos como evidencia, que en el 2010, la cantante Gloria Estefan, de reconocida posición anticubana, recibió el Premio nacional de liderazgo en Música, Arte y Cultura, galardón patrocinado por la Fundación Merage para el Sueño Estadounidense y el Centro Internacional Woodrow Wilson para Académicos, este último integrante del Instituto Smithsonian.

Y su credo los une

El Centro Internacional para Académicos Woodrow Wilson es un Think Tank (TT), compuesto de oficiales del gobierno y personas designadas por el presidente de los Estados Unidos, “para conmemorar los ideales de Thomas Woodrow Wilson”, presidente norteamericano que por orden ejecutiva en abril de 1917 estableció el Comittee on Public Information (CPI) o Creel Comité, para propiciar el apoyo de la nación a su política intervencionista y que constituyó el primer ensayo a gran escala de la referida “ingeniería del consenso”.

Por otro lado, y como ya he planteado en otro trabajo [15], existen vínculos estrechos entre Ben Rhodes -asesor presidencial y uno de los enviados del Dr Obama para las negociaciones con Cuba- y el congresista Lee Hamilton, presidente y director de este TT que como parte del Programa de Latinoamérica (Latin American Program) promovió los trabajos compilados por Guillermo O’DonelI, PhiIippe C. Schmitter y Laurence Whitehead en los cuatro volúmenes de Transiciones desde un gobierno autoritario, una de la obras más conocida sobre la “transición democrática” que se proyecta para Cuba.[16]

Cynthia J. Arnson [17], la actual directora de dicho Programa, integra además la comisión asesora del Human Rights Watch/Americas [18]  y es miembro del Consejo Editorial de la revista Foreign Affairs Latinoamérica –la versión para latinoamérica de la Foreign Affairs- que también agradece “el continuo apoyo” financiero de la Fundacion Ford y que según su web, es el “resultado del esfuerzo conjunto del Council on Foreign Relations (CFR) y el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).”[19]

El CFR o Consejo de Relaciones Exteriores –fundado en 1921 por el grupo económico Rockefeller-, se considera el principal TT en la tarea de suministrar nuevas ideas en materia de política exterior a las administraciones gobernantes norteamericanas -para ambos partidos- y para la formación de especialistas y dirigentes. Entre sus integrantes podemos destacar a George Soros, John Bolton y John Negroponte.

Según las encuestas del 2015 para el Think Tanks Index, el CFR y el Centro Internacional Woodrow Wilson para Académicos, se listan entre los tanques pensantes más importantes del mundo.

Como otra evidencia sirvan las consideraciones de David Brooks, columnista especializado en política del New York Times y la PBS NewsHour, en su artículo José Martí, the national poet [20], publicado el 22 de abril, donde repite lo que se plantea en el nombrado libro Transiciones desde un gobierno autoritario: “Muchos países han tratado de la transición del socialismo revolucionario hacia alguna forma de capitalismo democrático; Cuba sólo pasa a ser el último.” O lo que el propio Obama, comentara pocas horas después de su visita a La Habana y refiriéndose al gobierno cubano, “las personas de edad que lleva este esfuerzo están detenidas y congeladas. El mundo está cambiando a Cuba más rápido que lo que el estado cubano puede afrontarlo.” Evidencia de que David Brooks cita a Martí: “Las ideas absolutas deben tomar formas relativas si no son fallidas”-, pero que no las interpreta.

Por ultimo, vale resaltar que de los 72 integrantes de la comitiva “cultural”, sólo la mitad pueden ser catalogados como artistas, creadores o intelectuales; genuinos representantes del arte, la literatura, la erudición, la música y el cine estadounidense, mas allá de que también la integraban representante de las llamadas humanidades, como científicos, miembros del PCAH como el Congresista Don Beyer, del NEA, el NEH y del Smithsonian Institition´s; además de otros productores, empresarios o directivos de instituciones culturales y medios audiovisuales.

En la nota que anunció la vista, se nombraron únicamente, entre los artistas estadounidenses miembros de la delegación a: Joshua Bell, Adele Chatfield-Taylor, Martha Clarke, John Guare, DJ IZ, Lourdes López, Larisa Martínez, Dave Matthews, Kal Penn, Smokey Robinson, Usher, Alfre Woodard y John Lloyd Young.

David Montgomery, el periodista del The Washington Pos y que también integró la delegación, en su reseña de la vista, comentó las impresiones de tres de los músicos, Smokey Robinson, Dave Matthews y Joshua Bell, y señaló que “Los tres artistas forman parte de una docena que se unió a una delegación presidencial dirigido por los directores de la Fundación Nacional de las Artes, laFundación Nacional para las Humanidades y el Instituto Smithsonian”. [21]

Por su parte el periodista David Brooks comentó desde La Habana en el citado artículo: “Estoy aquí con el Comité del Presidente sobre las Artes y las Humanidades, que forma parte de la reconciliación del presidente Obama con Cuba. Músicos como Smokey Robinson, Dave Matthews, Joshua Bell, John Lloyd Young y Usher y tipos creativos como el dramaturgo John Guare y la coreógrafa Martha Clarke, llegaron a interactuar con sus homólogos cubanos, mientras que los funcionarios del gobierno negocian futuros intercambios.”

Destacamos que se incluyeron intencionalmente al menos cuatro integrantes de los equipos para sus campañas presidenciales, son los casos del actor y miembro del CPAH Kalpen Suresh Modi y de Stephanie Cutter, Janet Keller y Eric Ortner. [22]

Y vinieron como era de esperar cuatro integrantes del staff del CDA, entre ellas Sarah Stephens, su Directora Ejecutiva. Además de los representantes de las empresas copatrocinadoras de la visita: Rick Arriola CEO del Inktel Holdings´, Donna Estacio y Nashir Hiriee, por la American Airlines y Maurice Owens, ejecutivo de la empresa Libra Capital, y quien además ha ocupado varios cargos en la Casa Blanca.

Todos agentes que bajo el mandato de una élite reducida y la “ingeniería del consenso” [23], desembarcan en la mayor de las Antillas para “promover” sus valores de democracia y de derechos humanos, que es su manera de nombrar las nuevas campañas de satisfacción de su “credo político” -mesiánico y etnocéntrico- y/o de sus apetitos imperiales; mediante la usurpación de los campos simbólicos de las mentes “fuera del mercado” o del american way of thinking.

Notas:

1. Ver su ensayo publicado en la revista Public Eye magazin, el 12 de marzo de 1978.

2. Ver a propósito el libro de Eliades Acosta Matos, Imperialismo del Siglo XXI: Las Guerras Culturales, Ediciones Abril, 2009.

3. Información del Ministro de Turismo, Manuel Marrero Cruz, en el marco de la última Feria Internacional de Turismo de La Habana.

4. http://www.neh.gov/files/press-release/cuba_announcement_release_spanish.pdf

5. http://iipdigital.usembassy.gov/st/spanish/texttrans/2003/05/20030527133739royamorga0.1056482.

6. Stonor Saunders, Frances. La CIA y la guerra fría cultural. Debate. Madrid, 2001.

7. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=43703

8. http://www.thenation.com/article/when-cia-was-nea/

9. https://www.arts.gov/NEARTS/2006v2-all-jazzed-2006-jazz-masters-awards/cool-jazz-and-cold-war

10. http://democracyinamericas.org/

11. Ver de E. Gollinger, La teleraña Imperial. Ciencias Sociales, 2010.

12. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=91145

13. www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/cuba-es/article72817962.html

14. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=124298

15. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=211461

16. Ver de Guillermo O’DonelI, PhiIippe C. Schmitter y Laurence Whitehead (comps.). Transiciones desde un gobierno autoritario. Buenos Aires. Ed. Paidós, 1988.

17. https://www.wilsoncenter.org/person/cynthia-j-arnson#sthash.TJmyHpPb.dpuf

18. Recibe fondos, entre otros de la Ford Foundation y el OSI, Ver de E. Gollinger, La teleraña Imperial.

19 http://revistafal.com/quienes-somos/

20. http://www.nytimes.com/2016/04/22/opinion/jose-marti-the-national-poet.html?_r=0

21. https://www.washingtonpost.com/world/the_americas/smokey-robinson-and-other-us-artists-hail-new-love-with-cuba/

22. http://www.pcah.gov/sites/default/files/PCAH0108_0.pdf

23. Concepto de Edward Louis Bernays, “el padre de las Relaciones Públicas”.

 

Anuncios